BAQUIA

Patrullero Gadget y los teléfonos móviles como artículo de lujo

Durante esta semana se han presentado con bastante revuelo unos teléfonos que no están al alcance del común de los mortales. Tanto los móviles de lujo elaborados recientemente por Nokia, como los experimentos de prestigiosos joyeros en móviles de Motorola y Ericsson, son gadgets excesivos pensados para gente con mucho dinero para gastar y bastantes ganas de llamar la atención.

Era algo lógico. Si hay personas que se gastan dinerales en llevar mecheros, gafas o pitilleras que son auténticas obras de orfebrería, objetos de lujo llevables que van clamando a los cuatro vientos el estatus (real o pretendido) de sus propietarios, los teléfonos móviles no tenían por qué ser una excepción. Al fin y al cabo desde hace bastante tiempo la proliferación de carcasas de colores y melodías personalizadas evidenció que el respetable está más que dispuesto a utilizar los móviles como seña de identidad.

Vertu de Nokia, no aptos para todos los bolsillos

Y como era algo de esperar, pues ya no hay que esperar más. Los primeros teléfonos móviles de lujo del mundo (al menos los primeros elaborados por una compañía de móviles) ya están disponibles para todo aquel capaz de desembolsar los más de 21.000 dólares que Nokia ha establecido como precio final. Para lanzarlos con más garantía de éxito la principal empresa de teléfonos del mundo ha creado una nueva empresa subsidiaria con 200 empleados y sede en Londres, es decir, una nueva marca que es algo muy importante en este tipo de bienes. La nueva firma se llama Vertu Ltd. y será la encargada de esta nueva línea de dispositivos confeccionados con metales y piedras preciosas.

De momento hay dos modelos, uno de oro y otro de platino, y ambos con un cristal elaborado a partir de zafiros. Pero no todo son metales nobles y pedruscos de colores. La línea de teléfonos en los que Vertu lleva trabajando unos cinco años también es una de las más avanzadas tecnológicamente e incluye todo tipo de prestaciones. De hecho, todos sus componentes han sido fabricados por las empresas más prestigiosas. Como guinda para el pastel, las melodías que reproduce parecen casi interpretadas en ese mismo instante por una orquesta al completo.

El único pero que los analistas han encontrado a estos teléfonos es que son GSM, una tecnología que será desplazada en pocos años por el UMTS. Es bastante posible que los consumidores más pudientes no quieran gastarse tamaño dineral en un móvil con esta limitación.

Aquellos interesados en hacerse con uno de estos celulares tendrán que esperar un poco. Comenzarán a comercializarse a mediados de 2002 en tiendas exclusivas de Estados Unidos, Europa y Asia. Y si no les importa aguardar un poco más, se encontrarán con toda probabilidad con nuevos modelos mucho más cargados de piedras preciosas. Un consejo para todos ellos: mucho cuidadito con perderlos. Aquel que olvide su Vertu en un taxi no lamentará sólo haberse quedado sin su agenda de teléfonos.

V66 de Motorola, los diamantes son los mejores amigos de los móviles

Pero antes de que Nokia se liara la manta a la cabeza, ya hubo orfebres que tomaron por su cuenta móviles ajenos y los convirtieron en auténticas joyas. Entre este tipo de gadgets con galones destacan los diseñados por el joyero vienés Peter Aloisson, que se sintió frustrado al buscar por todas partes un móvil de oro y no encontrarlo, y por tanto decidió crearlo él mismo.

Aloisson ha plagado de piedras y metales preciosos modelos como el Nokia 8850, el Ericsson T28s y el Nokia 6150. Pero, sin duda, el modelo más llamativo y que ha gozado de mayor éxito es su peculiar Motorola V66.

Apareció antes de las Navidades con la idea de convertirse en un regalo tecnológico de lujo y, aunque pueda parecer imposible, son aún más caros que los Vertu. Cuestan más de 44.000 euros ya que incluyen 11 gramos de oro dorado y blanco y cuentan con más de 1.200 pequeños diamantes incrustados.

Este teléfono GPRS, practicamente idéntico en su interior al convencional V66, mucho más barato, pesa 79 gramos y se puede personalizar eligiendo su luminiscencia en tonos rojos, amarillos o verdes. Evidentemente, Aloisson los vende en una edición limitada y numerada.

Ericsson T28 de Grisogono: más exclusivo, imposible

También la prestigiosa firma italiana de Grisogono Geneve, nombre de la empresa creada por Fawaz Gruosi para elaborar joyas exclusivas y conocida por sus diamantes negros, se ha visto tentada por los teléfonos celulares.

Además de relojes y anillos, en de Grisogono se pueden encontrar un teléfono móvil Ericsson T28 plagado de diamantes negros que cuenta con el logo de la firma en oro. Cuesta la friolera de 155.000 euros. También está disponible un Motorola con listados de diamantes negros y blancos. Y aunque a muchos les pueda parecer inverosímil, Gruosi ha conseguido vender bastantes.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios