BAQUIA

Patrullero Gadget y OQO, la computadora liliputiense

Ya está entre nosotros. Después de computadoras de mano con una capacidad a años luz de los PCs de sobremesa, de engorrosos portátiles y de experimentos dudosos como el Tablet PC (por mucho que Gates lo defienda a muerte), al fin alguien ha conseguido alumbrar la primera computadora personal de bolsillo, una máquina de asombrosas prestaciones y aún más sorpresivas proporciones.

La puesta de largo ha tenido lugar en la Windows Hardware Engineering Conference (WinHEC 2002), un evento que celebra anualmente Microsoft. El padre del invento es una startup, hasta ahora desconocida, llamada OQO, que fue fundada por los mismos ingenieros responsables del portátil Titanium PowerBook de Apple.

OQO, la radiografía

La nueva computadora más pequeña del mundo, que tocaya de la empresa que la creó, incluye un disco duro de 10 GB (el mismo disco de Toshiba que Apple emplea en su iPod), 256 MB de memoria, puertos FireWire y USB, posibilidad de conexión inalámbrica mediante WiFi o Bluetooth y el sistema operativo de Microsoft Windows XP.

Por último, su corazón es un microprocesador 5800 Crusoe a 1 Ghz de Transmeta, la empesa respaldada por Linus Torvalds que asombró a medio mundo hace ya algún tiempo con su nueva arquitectura para los chips. Su bajo consumo permite que OQO tenga un autonomía de 9,5 horas.

Todo esta capacidad se encierra en una carcasa de algo más de 7,5 centímetros de ancho por casi 13 de alto, tiene un grosor de 2,2 centímetros (pronto habrá versiones aún más delgadas) y pesa aproximadamente 250 gramos. Es decir, una absoluta ridiculez. En cuanto al diseño, su aspecto es bastante más sólido que las PDAs, puede parecer incluso rústica.

Tiene asimismo dos distintas docking stations que tienen gran importancia. Una permite, tras introducir a OQO, emplearlo como un PC de escritorio conectado al monitor de turno. La otra aparenta ser un portátil de con una pantalla de 14 pulgadas. Ambas \’cunas\’ incluyen únicamente una batería extra, un reproductor de CDs y otro de DVDs.

OQO, la idea

OQO cuenta en su futurista web que su nuevo ingenio, lo que ellos mismos llaman la \”plataforma del siglo XXI\”, nació de dos problemáticas distintas: Los portátiles tienen una serie de inconvenientes sobradamente conocidos: resultan pesados, frágiles, no se pueden usar mientras se está en pie o andando y se suelen dejar instalados en algún sitio a las primeras de cambio, una práctica contraria al mismo concepto de portátil. Las PDAs, en cambio, no tienen ninguno de estos problemas, pero adolecen de otros, el principal es su falta de potencia y prestaciones. Lo más lógico era poder combinar las ventajas de ambas eliminando todos los inconvenientes.

Visto lo visto, se entiende perfectamente que Colin Hunter, vicepresidente ejecutivo de OQO, exclamara en la presentación \”No es una PDA. Esta es tu única computadora\”. Efectivamente, con la diminuta pero potente OQO, una sola máquina suple al portátil, la computadora de sobremesa y la handheld.

Desde Transmeta han asegurado que este tipo de PCs ultraportátiles se harán más populares que las PDAs y acabarán desplazándolas, sencillamente por que son capaces de hacer muchas más cosas. Es decir que el futuro de las PDAs queda entre la espada de las minicomputadoras y la pared de los teléfonos móviles.

No estará disponible hasta la segunda mitad del presente año, y costará unos 1.000 dólares. Tiempo de sobra para que los más pudientes se muerdan a conciencia todas las uñas, y para que los gadgetófilos con menos posibles vayan añadiendo euros a la hucha de cerdito.

También en WinHEC 2002

Pero no solo de OQO vive el WinHEC, por mucho que este año esta computadora liliputiense haya robado todo el protagonismo al resto de propuestas de Microsoft.

Entre las muchas cosas que ha presentado o dicho el coloso de Redmond, probablemente lo más llamativo haya sido un kit de hardware y software para desarrolladores que también hará acto de presencia a finales del presente año. Con este kit, las empresas podrán enlazar cualquier cosa a las computadoras existentes en el hogar, ya sea la televisión, la nevera o el aparato del aire acondicionado. Para conseguirlo, Microsoft emplea un estándar denominado Simple Control Protocol (SCP).

La compañía de Gates asegura que este nuevo paquete, elaborado conjuntamente con la empresa israelí Itran Communications, apenas incrementará en unos cinco dólares el precio de cada artefacto equipado con esta nueva tecnología.

Microsoft también ha aprovechado este evento para dar un nuevo empujón a Bluetooth, la bella durmiente de las tecnologías. Lo va ha hacer de diversas maneras. Por una parte también pondrá a disposición de los programadores en mayo un kit de desarrollo. Por otro (y relacionado) ,un buen número de las principales apuestas de Microsoft lo emplearán, desde su sistema operativo Windows XP (este otoño) hasta Mira, el cacharro que pretende conectar toda la casa y que presentó en el último CES.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios