BAQUIA

Pero, ¿qué pasa con los chips?

Todo empezó con el descenso en las ventas de PCs. Pero no toda computadora es un PC. El mercado se reparte entre los verdaderos PCs (máquinas domésticas o para oficinas, pero de sobremesa) y las estaciones de trabajo y servidores, máquinas de alta gama, con doble procesador y por supuesto, más caras.

En esta película, los servidores han salvado el año a algunas compañías. Dell arrebató recientemente el primer puesto en ventas a Compaq en el mercado de servidores Intel, y en total, ese segmento creció en el primer trimestre de 2001 un 28% respecto al año anterior.

Pero los PCs comenzaron a portarse muy mal en EEUU en el último trimestre de 2000. Compañías como Compaq, Dell, HP o IBM necesitan vender a grandes cuentas, a las que proveen tanto de PCs de sobremesa como de servidores. Y las empresas habían dejado de comprar.

Todo tiene su explicación. Durante los años anteriores, las inversiones en IT se habían disparado. Las empresas casi no habían tenido tiempo de amortizarlas. De repente, se enfrentaron al mismo panorama que el usuario doméstico: el PC que tienen funciona suficientemente bien. Los motivos para renovar las máquinas cada año ya no están tan claros, y los recortes han llegado.

Uno de los motores de la venta de PCs, los sistemas operativos y aplicaciones de Microsoft, es decir, Windows y Office, llegaban con retraso. Las nuevas versiones no ofrecían grandes avances y no era imprescindible actualizar la máquina. Aún ahora, el sector espera la llegada de un exigente Windows XP para salvar la situación.

Los fabricantes de PCs se han encontrado en estos meses con un problema clásico de inventarios. Los minoristas tienen más máquinas que las que pueden vender, y no encargan nuevas remesas.

IBM dispone de otras fuentes de ingresos, como son los servidores y servicios Unix. Pero compañías como Dell o Gateway se sustentan en las ventas de PCs, y no pueden dejar que se escape su mercado. Esto es lo que ha provocado la guerra de precios, con descuentos de hasta el 40% en algunos modelos, y el despido masivo de sus empleados, en un intento de que salgan las cuentas.

Chip a chip

Pero no sólo de PCs viven los chips. Otro de los mercados más importantes es el de la telefonía móvil, donde desgraciadamente, el mercado sufre de la misma saturación y consiguiente descenso en el crecimiento de las ventas.

La máquina de fabricar pastillas de silicio no se ha detenido. En los procesadores, Intel y AMD han seguido ofreciendo al mercado sus nuevos modelos, rompiendo la barrera psicológica del gigahertzio a finales del año pasado y avanzando hacia los actuales Pentium 4 o Athlon.

El frenazo también llegó para ellos. Ya en febrero la SIA (Semiconductor Industry Association) rebajaba sus previsiones para este año. De nuevo, exceso de inventario.

En el mes de marzo, las ventas de chips cayeron un 7%, a la espera de liquidar lo que había en los almacenes. La mayor caída se produjo en EEUU y el Pacífico asiático. AMD e Intel comenzaron entonces las rebajas. Intel bajó el precio de sus chips Pentium 4 de 1,3 GHz hasta los 352$, lo que a su vez forzó a AMD a recortar hasta en un 48% el precio de sus chips Athlon.

Un analista de Thomas Weisel Partners anunció que Intel no cumpliría con las previsiones para el segundo trimestre. Para Merril Lynch, el mercado de PCs sólo llegará a crecer un 3% este año, aunque espera que aumente el crecimiento hasta el 17% en 2002. Y Cahners In-Stat Group augura a los chips una caída para este año del 15,8%, y les promete a cambio un crecimiento del 14,5% en 2002.

Los analistas ya dan esta mitad del año por perdida, anunciando una recuperación para 2002, cuando se espera que todos los factores que han llevado hacia abajo el negocio, empujen, y muy fuerte, hacia arriba.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios