BAQUIA

Pervasive Games: juegos sin límite

Recientemente se está perfilando el nacimiento de un nuevo tipo de juego, los juegos omnipresentes o pervasive games. En realidad proceden de un concepto va existente, el de pervasive computing. que hace referencia a que la capacidad de procesar esté en todos sitios, y por tanto, se pueda aplicar con más frecuencia en nuestra vida cotidiana. La constante evolución en los dispositivos (PDAs, máquinas fotográficas, reproductores digitales, móviles de nueva generación, etc.) y en las posibilidades de conectividad (GPRS, 3G, Wi-Fi) posibilita que desde cualquier lugar y de forma casi permanente se facilite el acceso a la información mediante capacidades de procesamiento distribuido y omnipresente. Esto posibilita nuevos servicios y aplicaciones, y nuevos juegos.

¿Qué es un pervasive game?

Imaginemos una situación en la que paseando por una calle de nuestra ciudad, nuestro teléfono móvil nos avisa de que cerca de nosotros se aproxima otro jugador enemigo con el que hemos estado jugando desde una página web la noche anterior. El juego nos puede ofrecer un enigma, por ejemplo consistente en localizar una determinada tienda. Otros jugadores de cada equipo desde sus casas les podrían ofrecer su ayuda. Un chip de radiofrecuencia situada en la tienda elegida detectaría al jugador que llegase primero.

Con este concepto, ya no tenemos que sentarnos delante de un ordenador o consola para jugar. Nosotros, como seres reales, formamos parte de un juego cuyo escenario es el mundo real. Se pueden crear nuevos juegos donde el usuario no necesite estar permanente jugando y éste pueda seguir transcurriendo, y donde su posicionamiento geográfico, lejos de ser un inconveniente, constituya una parte muy importante. El jugador podrá interactuar por diferentes canales -web, email, móvil, tv, etc.-, pudiendo elegir según el momento y sin que se pierdan las funcionalidades básicas.

También permiten realizar modelos de negocio más complejos que los actualmente conocidos. Por ejemplo, para un juego móvil normalmente el modelo de negocio esta compuesto por el cliente que paga, el desarrollador del juego y el operador, que se reparten un porcentaje. En un pervasive game se puede implicar a terceras partes, como tiendas o lugares que el jugador tenga que utilizar en el desarrollo de los juegos. Esto podría permitir que no sea necesario repercutir todo el coste para el cliente final y conseguir unos precios más atractivos.

Tecnológicamente los componentes que necesitan los juegos de estas características no son especialmente nuevos. Los principales componentes de un motor de este tipo de juegos serán un gestor de reglas, un sistema de localización, soporte multidispositivo y multilenguaje. Las múltiples posibilidades de la localización está condicionada por la tecnología que usemos (GPS, localización por el terminal móvil). Todo depende entre otras cosas del nivel de precisión que necesitemos en el juego y el tiempo de respuesta que nos ofrezcan.

Una de las claves será, como siempre, que la idea o la historia del juego sea atractiva para el usuario. El simple modelo de juego no garantiza su éxito. De hecho, algunas de las experiencias realizadas hasta el momento no han sido tan positivas como era de esperar. Hasta el momento este tipo de juegos se ha estudiado más desde el punto de vista universitario y conceptual, pero también existen importantes referencias y primeras pruebas sobre ello. Algunas de las más conocidas son: The Nokia Game, realizado por Nokia, IBM, KPN: Botfighters, realizado por It\’s alive; The Majestic, realizado por Electronic Arts, Jindeo o Gangs of Bremen.

Conclusiones

Los pervasive games son ya una realidad y podrán comenzar a ser conocidos a corto-medio plazo. Existe ya una masa crítica de desarrolladores que han realizado durante los tres últimos años pruebas de concepto, prototipos e incluso experiencias comerciales. Sus posibilidades son múltiples y son aplicables a diferentes sectores. Existen equipos en muchos países creando nuevos prototipos, pruebas de concepto y productos comerciales.

Si bien el concepto es una realidad, la clave está ahora en la creatividad que propongan los desarrolladores, las posibilidades de negocio que pueda ver los posibles inversores y la elección del modelo de negocio más adecuado.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios