BAQUIA

ProComp asegura que Service Pack 1 no cumple lo prometido

Service Pack 1, la famosa ampliación de Windows XP que Microsoft presentó hace pocas semanas, no cumple con el pacto suscrito junto al Departamento de Justicia. Eso al menos es lo que aseguran los rivales de la empresa de software más grande del mundo en una carta de doce páginas que han remitido al fiscal general de Nueva York Elliot Spitzer y a su asistente Charles James.

En la carta, suscrita por el grupo de empresas ProComp que agrupa a algunos viejos enemigos de Redmond como Netscape y Sun, afirman que SP1 cuenta con al menos seis violaciones que pueden suponer un peligro para la competencia. La primera, y probablemente la más importante, hace referencia a lo difícil que lo tienen los consumidores para hacerse con esta actualización.

Para hacerse con SP1, hay que descargar desde la web de Microsoft un archivo que ocupa 30 MB, en caso de que se vaya a emplear en una computadora, o de 134 MB, si es que se desea instalar en varias. Con una conexión telefónica convencional, lo más fácil es que sea una misión imposible. Además, para descargarlos es imprescindible emplear el navegador de Microsoft. La otra opción que tienen aquellos que no dispongan de banda ancha es solicitar un CD que les será enviado por 9,95 dólares, algo que desde ProComp consideran intolerable por tratarse de una forma innoble de lucrarse, ya que \”cobran al usuario por el privilegio de emplear un producto legal\”.

La segunda violación consiste en que Service Pack 1 no facilita el acceso al control de los iconos de los programas que se deberían poder sustituir por los de la competencia (como Explorer o Windows Media Player) en el menú de inicio ni en el escritorio. La tercera es que la manera de gestionar la sustitución de estos programas no es intuitiva ni trae un fichero de ayuda. La cuarta es que el Service Pack 3 que ha sido presentado para Windows 2000 ha relajado bastante esta posibilidad de sustitución. La quinta es que para las compras online el sistema sigue reclamando a Internet Explorer, aunque se haya marcado que se desea emplear Netscape por defecto. La sexta y última es que no es posible deshabilitar .Net Framework Common Language Runtime, que es la alternativa de Redmond a la Java Virtual Machine de Sun.

En estos momentos si se demuestra la mala fe de Microsoft o la intención de volver a abusar de su posición dominante, la juez encargada del caso, Collen Kollar Kotelly, podría rechazar el acuerdo que firmó junto al DoJ e imponer su propio castigo y medidas preventivas, algo que la empresa de Gates quiere evitar a toda costa.

Y por si no tuviera bastantes quebraderos de cabeza, ahora resulta que hay tres graves agujeros de seguridad (dos de ellos realmente críticos) en la Virtual Machine, el programa que implementa el lenguaje Java para las plataformas Windows. Presente en casi todos los sistemas operativos y exploradores de Internet de Microsoft.

Por lo visto, un atacante malicioso sólo tiene que crear una página web o un correo electrónico HTML que, al abrirse muestre el agujero deseado, y si desea los peligrosos, puede tomar todo el control de la computadora ajena. Para solventar el problema, Microsoft ya tiene el parche de turno a disponibilidad de sus usuarios.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios