BAQUIA

PSOE y PP, a vueltas con una enmienda de la LSSI

Las últimas escaramuzas entre PSOE y PP relacionadas con la controvertida Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico (LSSI) hacen referencia a un aspecto muy concreto de esta norma en recientemente aprobada por el Congreso de los Diputados.

El problema radica en una enmienda que pretende obligar a los proveedores de servicios de Internet (ISPs) a almacenar durante un año la actividad de sus clientes para posibles investigaciones judiciales o policiales.

Felix Lavilla, portavoz del partido de la oposición en la Comisión de la Sociedad de la Información y el Conocimiento en el Senado, se apresuró ayer a tachar esta enmienda de “zafia”, añadiendo que supone una \”clara vulneración a la Constitución\”, que en uno de sus artículos reza que debe garantizarse “el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial\”. Lavilla añadió que la enmienda \”no sólo representa una vulneración del derecho de intimidad de los usuarios de la Red\”, sino que también \”crea un Estado de excepción en la Red\”.

La respuesta del Partido Popular no ha tardado en llegar. Lucía Delgado, portavoz del PP en la misma comisión que Lavilla, defendió la enmienda impulsada por su partido aduciendo que no atentará contra la intimidad de los internautas, ya que sólo las personas jurídicas autorizadas tendrán acceso a esos datos.

“Esta enmienda está sólo y exclusivamente pensada para poder perseguir los delitos, en ningún momento se pone en peligro la seguridad y discreción en los datos de las personas, lo que se pretende es poder hacer un seguimiento\” para tener \”una red de Internet más segura y en la que se puedan perseguir los delitos como la pornografía infantil\”, afirmó Delgado. La portavoz añadió que Lavilla, al oponerse a esta enmienda, está rompiendo la disciplina de su propio partido, que apoyó una medida similar para toda la UE y de la que esta enmienda ha nacido.

Lucía Delgado tiene razón en este punto, esta polémica no está teniendo lugar únicamente en España. El Parlamento Europeo aprobó la pasada semana, pese a la oposición de unos 40 grupos en pro de los derechos civiles y de muchas empresas de telecomunicaciones, una normativa sobre protección y privacidad que otorga mucho más poder a los quince gobiernos integrantes de la UE y que también convierte a los proveedores de servicios de Internet y de telefonía en espías de los gobiernos siempre y cuando sea para \”salvaguardar la seguridad nacional”. En Estados Unidos también llevan tiempo intentando sacar adelante la U.S. Patriot Act.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios