BAQUIA

¿Qué pasa con QuePasa?

En coma, ese es el último diagnóstico del portal latino estadounidense QuePasa.com. El que en su día fuera uno de los estandartes de los negocios de Internet dirigidos al público hispano residente en Estados Unidos hoy no es más que un muerto viviente.

Las acciones de la compañía han sido expulsadas del Nasdaq, sus activos están en liquidación y los gestores tratan de vender a toda costa los negocios subsidiarios, RealStateEspanol.com, ETrato.com, y Credito.com, para aportar algo de liquidez a sus inversores. Así, la compañía aparece en numerosas quinielas a la hora de ser comprada, aunque a la hora de la verdad ningún pretendiente la encuentra de su agrado y finalmente es de esperar que cierre.

QuePasa.com es el ejemplo perfecto de auge y caída de una empresa de Internet. El portal latino es una víctima del momento que le ha tocado vivir. Nació en pleno apogeo del capital riesgo y creció gracias a él. Vivió las grandes campañas publicitarias y la época del gasto desenfrenado sin ingresos. Tuvo su propia OPV exitosa y en sólo unos meses ha despedido a la mayoría del personal y se ha derrumbado con el mercado. El ciclo perfecto de la burbuja tecnológica. Un caso de libro.

A la caza fallida del internauta latino

QuéPasa fue fundado en agosto de 1998 por Jeffrey Peterson, un joven de 26 años residente en Phoenix que más tarde sería despedido de la compañía. El objetivo del proyecto era claro: captar a la creciente y cada vez más rica comunidad hispana residente en Estados Unidos ofreciéndole información relevante en español e inglés. En ese momento comenzaban también a operar en ese nicho portales como Starmedia, Lycos, Fiera.com, el Sitio, LoqueSea.com Yupi.com (que se rumorea puede ser comprada por MSN), Latino.com o Picosito.com. Todos ellos se encuentran ahora bajo la amenaza de la disminución de la publicidad online, que puede dar la puntilla a los que se encuentran con más dificultades.

La profusión de opciones dirigidas al mercado latino era comprensible aunque difícilmente podían triunfar todas. La comunidad hispana estadounidense había crecido desde 1990 un 30% y, según la Oficina de Censos de Estados Unidos, lo continuará haciendo. Las estadísticas indican que en 2010 representará el 42% de la población total del país. Un pastel demasiado grande como para desaprovecharlo.

Nada más lanzar el proyecto, QuePasa recacudó importantes inversiones. En poco tiempo consiguió cinco millones de dólares de capital para ponerse en marcha y comenzó a crear el portal y a añadirle contenidos para captar tráfico y a crecer y crecer… Compró una empresa dedicada a las finanzas, Crédito.com, otra de subastas, Etrato.com, y una dedicada a la compraventa inmobiliaria, RealEstateEspanol.com.

Una OPV de éxito

En unos meses, en junio de 1999, realizó la consabida OPV. El momento era idóneo y la operación obligada para este tipo de negocios. Aún no había llegado la punta del mercado (faltaban unos ocho meses) pero los inversores comenzaban a interesarse en las empresas de Internet. Era la época de los grandes beneficios futuros y del optimismo en la tecnología aunque las empresas perdieran millones de dólares.

QuePasa recaudó 48 millones de dólares en su OPV a pesar de que en los nueve primeros meses del año el déficit ascendiera a 62,1 millones de dólares y los beneficios no estuvieran previstos hasta dentro de varios ejercicios. Las acciones salieron a cotizar a 12 dólares pero unos meses más tarde llegaron a casi 25.

Hoy, sin embrago, el portal para hispanos es víctima implacable de la crisis bursátil. Sus valores han sido expulsados del Nasdaq al haber caído por debajo de un dólar durante más de 30 días consecutivos. Actualmente cotizan en el conocido como índice de los Pink Sheets a 11 centavos de dólar.

Una campaña de publicidad exagerada

Siempre a corde con los tiempos, QuePasa basó su modelo de negocio en la creación de su propia marca para captar visitantes. Para ello puso en marcha una gran campaña publicitaria en la que llegó a gastar 15,7 millones de dólares. Eso sí, fue efectiva. En primavera de 2000, el portal se había convertido en el preferido entre los hispanos estadounidenses por delante de otros como Starmedia o Terra.

Para conseguirlo, los ejecutivos de la compañía no dudaron en realizar llamativas campañas de promoción. Una de las más importantes fue la contratación de la famosa cantante cubana Gloria Estefan que se convirtió en su imagen. Aunque se dijo que la artista había entrado en el accionariado con un pequeño porcentaje del capital, esta acción publicitaria costó a la empresa dos millones de dólares. Seguramente demasiado si pensamos en la financiación conseguida. Tal fue el éxito de estas acciones que incluso en algún momento QuePasa sonó como socio perfecto para Terra que, ya comenzaba a buscar compañía en Estados Unidos.

QuePasa fundamentó también el éxito de sus operaciones en la promoción de Internet entre los hispanos. En esta población la penetración de la Red era muy escasa y regaló miles de ordenadores y conexiones a la Red a comunidades como colegios, bibliotecas o clubes.

Con este fin, incluyó en su accionariado a la compañía de computadores Gateway, que se encargó de proveer las máquinas. Para el acceso a la Red firmó un acuerdo con Net2phone, una de los mayores proveedores de acceso en Estados Unidos.

…Y llegó la decadencia

Con este ritmo de gastos, los problemas financieros no tardaron en aparecer y se convirtió en una de las primeras empresas que tuvieron que reconocerlos. En Abril anunciaron sus primeros despidos y de más de 100 empleados se quedaron en unos 80. También anunciaron que se ponían a la venta. En Noviembre, echaron a más trabajadores, esta vez quedaron sólo 24.

Al mismo tiempo, el Nasdaq comenzó a amenazarles con la expulsión al haber caído su cotización por los suelos. Unos días después anunciaron su liquidación. Sólo es la crónica de una muerte anunciada en la Red.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios