BAQUIA

¿Quién dijo miedo?

Ya hemos dicho que el país necesita emprendedores. España es un país, en general, poco dado al lanzamiento de empresas con nuevas ideas. Está cambiando, las nuevas generaciones tienen menos paciencia para las estructuras de gestión clásicas y la única alternativa, la mayoría de las veces, es empezar con su propia empresa.

El miedo escénico es probablemente lo que más frena a los futuros emprendedores. ¿Seré capaz de sacar este negocio adelante? La revista Entrepreneur.com, en un artículo denominado Fear factor (el \”factor miedo\”), nos habla de cómo vencer éste, y creemos que alguna de las sugerencias que hace son muy valiosas para aquellos que sinceramente creen que lo suyo es crear una empresa.

Tales sugerencias son:

  • Descubra sus habilidades únicas. La revista nos habla aquí de Nina Yang, de 32 años, de Sherman Oaks, California, fundadora de Double Edge Entertainment y que tuvo un sueño: crear un estilo de películas cruzando las culturas asiática y norteamericana. Su especial habilidad era el conocimiento de la producción cinematográfica en ambos extremos del mundo. Sabía como descubrir oportunidades y como aprovecharlas.
  • Reafirme sus habilidades para ganar confianza en si mismo. Con frecuencia necesitamos ver nuestros sueños confrontados con hechos tangibles. Conseguir respuestas de gente en la que confiamos puede cambiar nuestro miedo en fuerza motriz.
  • Hable con confianza y con entusiasmo y solicite ayuda. Cualquier miedo se agranda cuando estamos solos. Aprenda a canalizar sus miedos para conseguir unos resultados concretos y aproveche cuanta ayuda consiga. Como explica el artículo, hay una diferencia clave entre \”No estoy seguro de que me lleguen clientes\” y \”Sé que tengo clientes para mi producto. ¿Cómo les atraigo?\”. Simplemente este cambio de postura hace que mucha gente se ofrezca a darnos su ayuda en vez de compartir nuestros miedos.

De todas formas, un estadounidense que pasó varios años en España, nos decía, antes de volver a su país, que el problema que existía en el Viejo Continente, y en especial en España, era que para conseguir 1 dólar había que trabajar por 5, mientras que en su país, la gente ganaba 1 dólar por cada uno de trabajo que realizara. En fin, es especialmente difícil ser emprendedor en Europa y España no es, desgraciadamente, la excepción que confirme la regla.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios