BAQUIA

Qwest Communications sostiene que Microsoft ha sido un chico bueno

Qwest Communications International está con Microsoft. El vicepresidente de la compañía, Gregg Sutherland, comentó en el juicio que enfrenta al gigante del software con los nueve estados que no suscribieron el acuerdo extrajudicial firmado entre la empresa de Bill Gates y el gobierno federal, que las presumibles prácticas monopolísticas de Microsoft no pusieron nunca en riesgo la libre competencia en el sector de Internet.

Con sus palabras, Sutherland pretendía echar por tierra los argumentos de Larry Pearson, representante de la operadora SBC Communications, quien intentó convencer a la sala de que si las sanciones propuestas por los nueve estados ‘rebeldes’ no recibían el visto bueno de la juez Colleen Kollar-Kotelly, Microsoft podría hacer mucho daño a su servicio de mensajería, cuyo lanzamiento está previsto para finales de este año. A su juicio, la empresa con sede en Redmond cuenta con el suficiente poder económico como para bloquear o degenerar las comunicaciones entre los PCs con Windows instalado y aquellos que utilicen otro sistema operativo, que son precisamente los que emplea SBC. “Eso no puede ocurrir, es una idea descabellada”, subrayó Sutherland.

La defensa de Microsoft iba por buen camino hasta que le tocó el turno al fiscal del caso. A sus preguntas, Sutherland reconoció que desconocía la conducta anticompetitiva de la que se acusa a Microsoft e ignoraba el tipo de servicios web que eran objeto de polémica. “Mi intención es hacer entender al tribunal cómo funciona el mundo de las comunicaciones”, expllicó Sutherland a Kollar-Kotelly. “Mi testimonio no es específicamente acerca del comportamiento de Microsoft en Windows”, aclaró.

Ayer también tuvo que testificar Robert Short, cuarto ejecutivo de Microsoft. Sus argumentos se centraron, como no podía ser de otra forma, en la defensa de su compañía, de la que aseguró estar haciendo “esfuerzos significativos” para que Windows sea compatible con los sistemas operativos de sus competidores. “Discrepo enfáticamente de las sugerencias de que Microsoft introduce deliberadamente las incompatibilidades para impedir que el software de nuestros competidores trabajen con nuestros productos”, sostuvo.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios