BAQUIA

Raúl Jiménez, CEO y cofundador de Minube.com

¿De enero a diciembre, cuántas conferencias y cursos habrás dado en 2010?

A estas alturas casi hemos perdido la cuenta, pero no habríamos renunciado a ninguna de ellas. También lo podríamos medir igualmente por número de kilómetros recorridos, y creo que estaríamos llegando casi a China, je je. Creo que vamos a terminar con más de 50 participaciones de nuestro equipo (nos las dividimos entre Pedro Jareño, responsable de Comunicación, y yo), y en cada una de ellas nos hemos encontrado con cientos de profesionales del mundo del sector turístico, marketing y comunicación o Community Management, internet, administraciones públicas, etc.

Hace tres años decidimos crear minube.com, y aunque ahora resulte extraño, al principio nos sentíamos como predicando en el desierto. No se trataba sólo de nuestro proyecto, sino de un desconocimiento de un nuevo entorno que ha cambiado todo en muy poco tiempo.
Ha sido un año duro, pero lo más importante es que precisamente este año de crisis se ha intensificado el interés de todo el sector por Internet y por nuestro trabajo. Parece que tras unos cuantos años "evangelizando" ha llegado la hora de escuchar y aprender sobre la revolución de los viajes sociales.

¿Qué es lo que explicas en estas charlas?

La verdad es que nos invitan a dar ponencias en diferentes ámbitos: turismo, emprendimiento o comunicación y marketing son los temas más comunes. Cuando se trata de hablar sobre el sector, lo que hacemos es transmitir a la gente nuestra visión sobre los viajes sociales. Sobre cómo creemos que ha evolucionado todo gracias a Internet y a las redes sociales. Cuando nos llaman para hablar de nuestra experiencia empresarial, lo que hacemos es contar nuestra historia: nuestro día a día desde que nacimos hasta hoy. Y cuando nos llaman para hablar de nuestra forma de entender la comunicación, el marketing o las labores de Community Management, hacemos lo propio. No nos consideramos grandes teóricos de nada. Simplemente gente trabajadora y apasionada con ganas de contar su historia por si tuviéramos la suerte de poder ayudar a alguien en el futuro de la misma forma que a nosotros nos hubiera encantado que lo hicieran así en el pasado.

Resumiendo un poco, y mezclando todas las temáticas, podríamos decir que nuestras ponencias hablan de pasión, inspiración y humanización por encima de todo.

¿Quién las solicita, y quién asiste?

La verdad es que hay mucha variedad. Desde gente con la que colaboramos asiduamente y adonde acudimos siempre que nos llaman (como los chicos de Iniciador, que celebran ponencias periódicamente en toda España), o Camerpyme, hasta ponencias específicas o individuales para las que nos llaman Patronatos de Turismo, Asociaciones, Comunidades Autónomas, Universidades o profesionales del medio que están interesados en organizar algún tipo de jornada práctica y consideran que nuestra experiencia puede aportar algo interesante.

En cuanto a la asistencia, depende al tipo de charla que realicemos. Emprendedores, profesionales del sector turístico (hoteleros, directores de marketing de destinos turísticos, profesionales de turismo rural…), agencias de comunicación, estudiantes de marketing o turismo… En general, depende mucho del foro y del tipo de jornadas, ya que normalmente no acudimos nosotros exclusivamente como ponentes sino que formamos parte de algún tipo de charla más global.

¿Qué es lo que más interesa de Internet a tus oyentes?

Generalmente, nuestro punto de vista práctico y humano. Estamos habituados (esto es un punto de vista personal, aunque seguro que lo comparten muchos) a que la gente realice ponencias muy comerciales en las que cierto responsable de cierta marca se dedica a contar lo buenos que son y lo bien que lo hacen.

Sin embargo, hay poca gente que, de forma natural y honesta, cuente su historia y su visión del mercado. Poca gente que transmita conocimiento o ideologías en lugar de intentar vender producto. Y nosotros lo que hacemos es hablar del nuevo viajero. De ese viajero que gracias a Internet y a las redes sociales está transformándose en el verdadero protagonista de un sector que hasta ahora le había dejado de lado.

¿Hay algún sector que esté más espabilado en esta materia? ¿O más perezoso?

Aunque pueda parecer obvio, el sector que más rápido ha entendido todo esto es el propio sector Internet. Y me explico: hay multitud de empresas que han nacido de forma natural en la Red y, por tanto, han entendido toda esta nueva revolución social de forma nativa, no adquirida. Son empresas que han sacado ventaja en los últimos años.

En nuestro caso, hay que decir que el sector turístico ha vivido una doble vertiente. Paradójicamente, se trata del sector líder en comercio electrónico (la venta de viajes, billetes de avión, reservas de hoteles…) y, por tanto, ha liderado la apuesta por Internet y las nuevas tecnologías. Sin embargo, por otro lado, los principales actores han sido bastante reticentes al uso de la Red como herramienta natural para, por ejemplo, promocionar destinos turísticos cuando a día de hoy ya está muy claro que es en la Red precisamente donde se encuentra su principal audiencia.

¿Resulta difícil convencer a los españoles de las ventajas de las nuevas tecnologías? ¿Has notado una evolución en este aspecto?

Pues depende si analizamos a los consumidores o a las empresas. Como viajeros y consumidores todos los estudios indican que somos una población muy abierta a las nuevas tecnologías, a la web social y a la conversación en la red. No vamos a entrar en si está en nuestros genes, pero compañías como Twitter, Tuenti, Facebook, Google, Microsoft o Apple nos tienen como mercados “calientes” a los que seguir por cómo somos capaces de integrar la tecnología en nuestra cotidianeidad. Pero paradójicamente somos un país que invierte poco en eficiencia, en nuevas tecnologías, en modernización de nuestras empresas, y por otro lado dedicamos pocos esfuerzos a la formación, y los cambios en los que estamos exigen que apostemos por el capital humano junto a la tecnología.

Pero la evolución sí que se está notando. De la misma forma que hace un poco más de una década había gente que juraba que nunca jamás tendría teléfono móvil y a día de hoy esas mismas personas no pueden vivir sin su terminal en el bolsillo, la sociedad está empezando a descubrir la importancia de Internet. Aquellos que hace unos pocos años creían que esto sería una moda pasajera o que no les aportaba nada, hoy se rinden cada día más a las enormes ventajas que nos aporta.

Dinos tres aspectos o herramientas de la Red que la industria aún no esté aprovechando al máximo

Sinceramente, no sabría decir tres de forma individual. Pero sí creo que puedo dar mi opinión de forma más global: hay que aprovechar más Internet para el desarrollo de la industria. Y no se trata de pensar en herramientas individuales, sino en localizar aquellas que son más útiles para nuestro negocio.

Una de las grandes ventajas que tiene la Red es que son tantas las posibilidades que cada cual puede encontrar aquello que más le convenga. De nada sirve decirle a la gente que use Twitter o Facebook para su negocio si a la hora de la verdad allí no se encuentra su público objetivo.

Nosotros, como actores del sector turístico, tenemos la obligación de enseñarle a los diferentes profesionales del sector cuáles son aquéllas herramientas que pueden ayudarle a conseguir sus objetivos y, como desarrolladores, estamos obligados a generar aquellas que creemos que les van a ayudar, en nuestro caso, para inspirar a los viajeros a decidirse por uno u otro destino turístico o para terminar decidiéndose por uno u otro determinado hotel, restaurante o lugar de interés.

Otro aspecto muy a tener en cuenta de ahora en adelante es el móvil y los dispositivo móviles (iPad, etc.) como herramienta de acceso a Internet en tiempo real. Son muchas las oportunidades que se presentan en este ámbito y la industria debería saber dar las respuestas necesarias a la demanda.

¿Crees que el sector de las TIC está haciendo un buen trabajo comunicándose con el resto de la sociedad?

Creo que lo que se ha producido aquí es un cambio de paradigma en la comunicación. Es la sociedad, en general, la que se comunica entre sí. Y el sector de las TIC, al igual que el sector turístico y cualquier otro, simplemente es un eslabón más dentro de esta cadena.
Estamos viviendo una fascinante época de cambio en la que las empresas ya no pueden lanzar mensajes unidireccionales sin respuesta porque los clientes, los usuarios, a día de hoy son también emisores de información capaces de alcanzar la misma audiencia, o más, que las propias marcas.

Así pues, estamos en un momento de transformación absoluta que nadie sabe cómo seguirá evolucionando.

¿Qué les falta a los empresarios españoles para lanzarse con herramientas 2.0? ¿Es una cuestión de conocimientos, de valentía, de inversión, de confianza en las tecnologías…?

Las revoluciones, generalmente, suelen producirse poco a poco. Y este no es un caso diferente. Estamos aún en un momento muy embrionario dentro de un proceso global. Seguramente, la velocidad de nuestro día a día y lo rápido que parece transcurrir todo en Internet hace parecer que los empresarios están tardando una eternidad en adaptarse pero, sin embargo, están viviendo un proceso de asimilación, maduración y cambio.

Por supuesto que falta confianza en las tecnologías. Pero es lógico. Lo habitual no es el riesgo sino la prudencia. Afortunadamente, el tiempo está empezando a clarificar el panorama y se está comprobando que las redes sociales son una enorme oportunidad para todo el que las utilice con foco, pasión y trabajo.
Y, por tanto, por supuesto que faltan conocimientos: nadie sabe de lo que desconoce hasta que no lo aprende y prueba. Pero todo se gana con el tiempo.

Lo único que les falta en realidad es tiempo: que pase el tiempo y que lo asuman como algo natural de la misma forma que han aprendido a utilizar otras herramientas en beneficio de su negocio a lo largo de la historia.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios