BAQUIA

Rebel Act culpa de su muerte a la piratería

Rebel Act Studios, una de las principales empresas españolas dentro del sector de los videojuegos, ha echado el cierre. Su controvertido videojuego Blade: The Edge of Darkness, que le costó años de desarrollo y un par de centenares de millones de pesetas, no ha sido la tabla de salvación que la compañía necesitaba. En el tintero queda la segunda parte de Blade, así como su adaptación para la consola de Microsoft Xbox.

Juan Díaz Bustamante, actuando como portavoz de su empresa, ha recordado en una nota dirigida a los medios de comunicación la gran profesionalidad de todo el equipo que ha integrado Rebel Act a la vez que anunciaba la muerte de la empresa con estas palabras: \”Después de grandes esfuerzos, tanto financieros como personales, Rebel Act Studios se ha visto obligada a suspender sus pagos y todos los proyectos en curso, en espera de poder contar en el futuro con los apoyos financieros necesarios que hagan viable su reflotamiento\”.

Bustamante culpa a la piratería de su muerte: \”Blade ha sido un juego enormemente pirateado, razón por la cual Rebel Act Studios no ha podido percibir los ingresos necesarios que le hubieran permido rentabilizar sus inversiones y así poder continuar en el mercado desarrollando cada vez mejores juegos. No tengáis la menor duda de que si no existiera la piratería no tendríais que leer mensajes como este, que con tanta frecuencia se dan entre las empresas del sector de los videojuegos\”.

De momento, Rebel Act pasa a hacer compañía a Dinamic Multimedia, que pasó a mejor vida en septiembre de 2001, en el cielo de las empresas difuntas. Al menos algunos de los miembros de este compañía se unieron desde hace algunos meses en un nuevo proyecto llamado Digital Legends. Pyro Studios, responsables del premiado juego Commandos, sigue siendo (ahora más que nunca), el principal embajador de España en este boyante, aunque complejo, sector.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios