BAQUIA

Sam Palmisano quiere más

Louis Gerstner, el actual presidente del Grupo Carlyle, se retiró de IBM en el año 2002, dejando las riendas en manos de quien había nombrado su COO (Chief Operating Officer), Sam Palmisano. La sucesión estaba envenenada por la caída de los ingresos y la producción de las empresas de informática, derivada del cataclismo del mercado de las puntocom, que llevó a la propia IBM a perder en ese año más de 5.000 millones de dólares de facturación .

A pesar de ello, IBM ha demostrado bajo las riendas de Palmisano que sigue siendo una gran compañía. El año pasado, por primera vez en su mandato, el coloso creció un gigantesco 10%, aunque tuvo mucho que ver en ello la devaluación del dólar en los mercados internacionales. A pesar de ello, el crecimiento real del 3% sigue siendo una envidia para la mayoría de sus competidores.

IBM vende hoy más servidores que Sun Microsystems o HP y más bases de datos que Oracle, y su departamento de servicios no deja de ganar cuota de mercado a Accenture, EDS y a su mayor competidor en este sector, HP Servicios. Su mantra Business on demand ha calado entre sus clientes, y cada día tiene más éxito en sus divisiones de outsourcing y servicios gestionados.

A pesar de todo, Sam no está tranquilo y tiene más objetivos: seguir creciendo a un ritmo endiablado del 5% anual y mantener los márgenes por encima de los dos dígitos. Si Lou fue el salvador de IBM y remodeló su cultura hacia el cliente, Sam quiere dejar para la historia la vuelta de IBM al olimpo de las mejores empresas del mundo.

Sus competidores sienten su aliento en la nuca todos los días.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios