BAQUIA

Se acabó la fiesta

Las empresas han empezado a controlar el uso de Internet por parte de sus empleados para agilizar sus redes internas. Virus, mensajes pesados y posible robo de información son algunas de las excusas para espiar la correspondencia virtual y controlar la navegación.

El correo electrónico se ha transformado, sin lugar a dudas, en la principal herramienta de comunicación de los tiempos que corren. Sobre todo dentro de las empresas y las grandes corporaciones. A diferencia de otros medios de comunicación, como el teléfono, el e-mail no sólo posibilita mantener una conversación, sino enviar y recibir información del más variado tipo y de generosa extensión. Además, puede llegar a ser más privado que una conversación telefónica ya que, rodeado de gente, no hay peligro de que nadie escuche. Esto, más la conexión a Internet que gozan muchos empleados en distintas empresas, ha llevado a las compañías a tomar la decisión de controlar el uso del correo y restringir la navegación para evitar el uso indebido de Internet.

La movida comenzó en los Estados Unidos a raíz de algunas estadísticas, de las que los norteamericanos son muy amantes. Una investigación realizada por Forrester Research reveló que en el 62 por ciento de las empresas de EEUU los funcionarios accedían a sitios de sexo. Según los números del instituto, eso representaba una pérdida anual de 470 millones de dólares en productividad. A su vez, otro relevamiento de SurfWatch, mostraba que más del 25 por ciento del tiempo que los funcionarios gastaban online no tenía ninguna relación con el trabajo. Respaldándose en datos como estos, las empresas comenzaron a endurecer sus políticas de acceso a Internet y a restringir el paseo virtual de los funcionarios a través de configuraciones especiales de firewalls y proxys para el monitoreo de conexiones. De a poco, comenzaron a castigar lo que consideraban excesos. En Xerox, por ejemplo, cuarenta funcionarios fueron despedidos durante 1999 en varias unidades de todo el mundo por darle un \”uso impropio\” a la Red.

Policías virtuales

En la Argentina, ya empiezan a asomar las compañías que brindan a las empresas la posibilidad de controlar el envío y recepción de correo, y la navegación. El control comenzó, en un principio, con la intención de evitar que algún virus entrara a la empresa. En la últimas fiestas, un momento en el que los correos adjuntan tarjetas de felicitaciones y programas ejecutables, muchas empresas decidieron cortar por lo sano. Así, compañías expertas en seguridad como Trend Micro y NextVision ofrecieron en vísperas de Navidad y Año Nuevo soluciones para distintos tipos de mensajes.

TrendMicro decidió poner en su sitio una sección especial y propagar una advertencia para los empleados de las compañías a cargo de David Perry, director de Educación Pública de Trend Micro: \”Algunos fiesteros informáticos podrían ser visitados por el equivalente electrónico del Grinch si no se protegen contra esos virus traviesos\”. Dejando de lado el poco feliz término \”fiestero\”, las palabras de Perry son un claro tirón de orejas para muchos empleados. Tirón de orejas que sus jefes ya comenzaron a adoptar.

Según Claudio Pasik, director de Marketing de NextVision, los problemas más comunes que sufren las empresas son la saturación del correo electrónico por el reenvío indiscriminado de mensajes tipo HOAX, y la propagación de virus y troyanos. Con respecto a si alguno de sus clientes ha despedido gente por mal uso del correo, Pasik afirma que en las empresas argentinas no hay, en general, políticas de seguridad que contemplen castigos por el mal uso de los activos informáticos \”por lo que este tipo de situaciones no puede ser utilizada como justificación de despido\”.

Hernán Ambruster, gerente de operaciones de Trend Micro para América latina, sostiene que a sus clientes les interesa el control en el tráfico de Internet: \”Un porcentaje cada vez mayor de los e-mails que se reciben son no deseados o no solicitados. Algunos de ellos incluyen contenido ofensivo o confidencial. Con nuestra tecnología podemos ayudar al cliente a tener mayor control sobre la información que entra y sale de su empresa, e implementar políticas que eviten la perdida de productividad de los usuarios\”. Cuando se le pregunta a Ambruster si alguno de sus clientes ha despedido gente por mal uso del correo, afirma que sus productos se pueden usar como una herramienta de auditoria: \”Sí, ha sucedido. La mayoría de las empresas manejan información confidencial y gran parte de ellas no cuenta con herramientas para controlar el tráfico que llega y sale. Recuerdo un caso en donde se detecto que una base de datos Access con información confidencial salió de una empresa hacia la competencia\”.

E-Corp es, a diferencia de las anteriores, una compañía dedicada exclusivamente a administrar y controlar la seguridad en el correo electrónico corporativo. Entre las empresas que han utilizado sus servicios se encuentran DyN, Banco General de Negocios, Cencosud, Brahma, Droguería Americana, Enargás, Freddo, el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Boca Jrs. y Metrovías, entre otros. Marina Abulafia, gerente de nuevos negocios de E-Corp, afirma que dos de las tareas que realizan más seguido para sus clientes son el armado de informes estadísticos sobre el uso y abuso del sistema de correo, y el control del tamaño de los mensajes: \”Generalmente, nos piden un máximo de 2 MB para la mayoría de los usuarios y tamaño libre para la alta gerencia. Así, no hay e-mails de mucho peso que taponan la Red y los mensajes importantes llegan siempre\”. En la última Navidad Papá Noel no pudo entrar en muchos de los clientes de E-Corp, ya que muchos escanearon la extención de los adjuntos para que los empleados que no necesitan manejar archivos de sonido, de audio o simplemente fotos no los recibieran.

El reporte de uso que informa qué personas reciben determinados e-mails y en qué horario es muy pedido por las compañías. De hecho, en uno de los clientes de E-Corp hubo despidos: \”Una droguería que tenemos como cliente despidió a dos personas por abuso del correo electrónico. En ese caso, se nos solicitó un relevamiento y el armado de un informe detallado para lo cual tuvimos que reconstruir mensajes ya eliminados. Esto fue posible gracias al servicio de reporte detallado donde pudieron verse los correos y los tamaños de los mismos, y detectar al personal involucrado para luego profundizar en la investigación\”.Abulafia asegura que de los 180 clientes que poseen se puede afirmar que el 80 por ciento se preocupa por el reporte de uso y toman decisiones para mejorar la administración en base a él.

Jugando al oficio mudo

A pesar de la enormidad de la cifra, la mayoría de las empresas niegan realizar algún tipo de control interno de los e-mails o del tiempo de navegación de sus empleados: HP, Microsoft, Terra y Fibertel fueron algunas de las consultadas que entran en este pelotón. Ford es otro de los ejemplos que siempre surgen cuando se habla de este tema en el ámbito local, sin embargo, al anunciar telefónicamente el tema de la nota, nos vimos perdidos en varios pases de línea hasta que, cuando volvimos a llamar, ya había un contestador atajando las preguntas.

El discurso utilizado se puede resumir en las palabras de Diego Saez, administrador de la red interna de UOL, que cuenta el caso particular de su empresa: \”No se controla ni lo que entra ni lo que sale. En nuestro caso, tenemos un sistema de seguridad propio para que no puedan entrar hackers. Pero es imposible controlar nuestro correo porque usamos las mismas cuentas de nuestros 600 usuarios. Tampoco está restringido el uso de Internet, navegamos todo el tiempo y por toda la Red\”.

Una de las compañías con residencia local que no se podía dejar de consultar, por haber hecho bandera en los Estados Unidos, es Xerox. Si bien Alejandro Bonilla, gerente de Sistemas, responde que la compañía no posee sistemas de control, afirma que, en cambio, \”sí existen políticas claras con respecto al uso de las herramientas que la empresa les da a los empleados para desarrollar sus tareas\”. Bonilla dice que en Xerox Argentina no se han despedido empleados por uso indebido del e-mail, aunque han tenido que advertir a algunos empleados en particular: \”Lo que vigila la compañía es el uso de Internet. La navegacion por la Web es libre para los empleados, pero se controla la navegación por sites que contengan pornografía. El objetivo de este tipo de controles no es castigar al empleado, sino prevenir para evitar consecuencias negativas, por el bien de éste y de la empresa\”. El programa utilizado para esto se llama Telemate y analiza los logs desde el proxy. Básicamente, el programa posee en su memoria una lista de miles de sites prohibidos, luego lee los diferentes sites visitados por los empleados y compara las listas.

Como queda claro, son muy pocas las empresas que admiten controlar el uso de Internet y el correo electrónico, y ninguna afirma haber echado personal por esta causa. Es el caso de la agencia de relaciones públicas Edelman Salem Viale. Si bien hablamos con un ex empleado que asegura haber sido expulsada de la empresa un año atrás por navegar en sitios pornográficos, Darío Cutín, director de Cuentas de la firma, es categórico: \”no hemos tenido caso de despidos por uso de Internet\”. Cutín dice que controlan el uso del e-mail y la navegación, pero que confían en sus empleados. A su vez, admite que hubo tirones de orejas, pero hace bastante tiempo y se charlo con la persona involucrada para que se entendiera el correcto uso de las nuevas tecnologías. Así, queda la palabra del ex empleado contra la empresa. Usted, ¿a quién le cree?

Increíblemente, y a pesar de que son los empleados los que sufren las consecuencias de la nueva política que las compañías utilizan en el uso de Internet, son ellas las que tienen miedo de admitir la toma de decisión. Tal vez porque en un marco de crisis económica y falta de empleo todos estamos más sensibles y las empresas temen quedar como las malas de la película. De cualquier forma, aunque ellas hagan mutis, los empleados deberán tener de ahora en adelante mucho más cuidado: el recreo del libre uso de Internet parece haber llegado a su fin.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios