BAQUIA

¿Seguridad? ¿De qué seguridad me habla?

Son las 4 de la tarde. Acabo de comer con un amigo y, antes de abandonar el restaurante, enciendo mi Palm para consultar las citas de la tarde. La última consulta la he hecho a las 13 horas, justo antes de terminar unas tareas para salir hacia el restaurante.

De repente, la pantalla me muestra una flecha que no he visto en mi vida y me pide que toque con el puntero en el centro de un círculo hacia el que apunta la flecha. Así lo hago y, para mi gran sorpresa, inicia un procedimiento de inicio de mi PDA (Personal Digital Assistant). Está completamente en blanco. Como si acabara de comprarla. Es martes; a Dios gracias, el domingo he hecho una copia de seguridad en mi portátil. Sólo he perdido las citas que había introducido durante el lunes y lo que llevamos de martes.

Un problema menor. He ido a casa, recogido el cargador/conector del PC y, una vez en la oficina, he reproducido todas mis citas y restaurado la PDA a su estado anterior a las 13:00 horas, que fue la última vez que la consulté y estaba viva. Tuve que hacer dos llamadas para comprobar la hora de alguna de ellas que no recordaba exactamente. Una nimiedad que me ha hecho perder apenas una hora. ¿Qué hubiera pasado si el domingo me hubiese olvidado de hacer una copia de seguridad?

Sin embargo, es increíble la cantidad de empresas y personas que, conociendo la escasa fiabilidad en cuestiones de seguridad de muchos soportes magnéticos, no hacen nada para asegurarse de que cualquier accidente no se va a convertir en una catástrofe.

Quizás sea un buen momento para hablar de seguridad informática en general. Ya comentamos en Baquía que, durante el reciente apagón de la costa Este de EEUU y Canadá, muchas empresas con sistemas de copias de seguridad (backups) ubicadas a pocos kilómetros de sus oficinas se encontraron con la realidad de que sus sistemas de seguridad no eran suficientes.

El gran negocio de los próximos años tiene que ver con la seguridad

Un mal endémico

Los mismos problemas los encontramos también en la despreocupación con que nos enfrentamos a la amezana de los virus; con la forma en la que manejamos información confidencial; en cómo llevamos informes secretos para su lectura en casa, o en las ocasiones en que, sin aparente preocupación, dejamos en el coche un maletín con las nóminas de la empresa.

El problema es que el ser humano, en general, no tiene conciencia de seguridad. Por eso, el gran negocio de los próximos años tiene que ver con la seguridad y, como ya hemos podido apreciar que el ser humano no está especialmente preparado para ocuparse de este asunto, la solución pasa por seguridad gestionada por profesionales.

Los grandes centros de acceso a Internet llevan ya unos meses ofertando copias de seguridad remotas. Simplemente se contrata un servicio que, con la frecuencia que se estime necesaria, al coste más adecuado a las necesidades de la empresa, efectúa una copìa remota de seguridad de nuestra información para el caso en que un virus, un empleado despechado o un rayo conviertan nuestros datos en polvo digital.

Estamos ante un nuevo lanzamiento de móviles con banda ancha, ya sean los equipados con tecnología GPRS o UMTS, y las aplicaciones que serán más atractivas está todavía por desarrollar. En mi opinión, la seguridad juega un papel importante en el nuevo tipo de ofertas que incluirán estos servicios de banda ancha móviles.

Es ya posible disponer de varias cámaras en toda la casa que se pueden activar desde el móvil para que el usuario, preocupado por un ruido o una luz que no se esperaba, pueda, sin entrar en la casa, ver que está pasando dentro.

De la misma manera, un empresario de vacaciones en la costa puede, a través de un teléfono con la mencionada tecnología GPRS, conectarse a su fábrica, cerrada durante el verano, y ver si todo está en orden, además de hablar con el guarda.

Los servicios de geoposicionamiento, que ya se utilizan para la gestión de flotas, están empezando a jugar un papel inapreciable en la recuperación de mercancías perdidas y camiones y remolques robados.

Existen ya servicios móviles de localización para que, por ejemplo, unos padres preocupados por el bienestar de sus hijos puedan localizar a éstos a través del teléfono móvil, o bien verificar dónde ha quedado aparcado un vehículo que cambia de conductor sin que el nuevo chófer haya podido llegar a tiempo de pregintarle al anterior ocupante.

Como podemos ver, el ámbito de la seguridad es muy amplio. Docenas de empresas se especializan en cada uno de los nichos comentados, y en los próximos años veremos un verdadero boom del sector a medida que el ciudadano medio y el empresario consideren realmente las alternativas.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios