BAQUIA

Sellos en el e-mail: ¿la solución al spam?

Más de una publicación atribuye a Bill Gates la idea de que, para detener la plaga del spam, la mejor solución sería que cada correo electrónico portara un sello minúsculo que convirtiera el envío de e-mails de forma masiva en algo no rentable.

En realidad, la propuesta de Bill no tiene nada que ver con esta idea. Según nos cuenta Ars Technica, lo que éste había sugerido es introducir un sistema de control en los hubs de la Red, de manera que cada envío de correo electrónico tuviera que establecer un intercambio de código entre el servidor que envía el mensaje y el hub. Este sistema haría mucho más lento el proceso de envío de correos y dificultaría enviar spam, ya que el emisor tendría que contratar mayor ancho de banda y capacidad de computación o rebajar el ritmo de sus envíos.

La propuesta de Ars Technica parte de incluir un pequeño sello de una fracción de dólar por cada e-mail. La idea sería que cualquier envío normal, digamos de hasta 200 correos diarios para un individuo, tuviera un cargo de un dólar, pero que eso gravara de tal forma a los que envían spam que convirtiera dicha práctica en prohibitiva.

Desgraciadamente, como ellos mismos valoran, esta solución no será nunca viable porque el coste de facturar estos minipagos sería tal que no habría quien pudiera asumirlos. Un sistema de facturación tradicional a nivel global sería demasiado caro para poder soportarlo con micropagos de esta envergadura.

Quizás nuevos formatos de pago, como los aportados por PayPal o Firstream, que facilitan el pago online en entornos diferentes, puedan un día ser parte de una solución mundial contra el spam. De momento, tendremos que seguir conviviendo con los miles de correos a la semana que no hemos solicitado y que nos ofrecen servicios y prestaciones que no necesitamos.

La aldea global también tiene sus lados oscuros.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios