BAQUIA

Sepa si su jefe le quiere

Hay muchos tipos de jefes, y no siempre resulta fácil para los trabajadores saber por dónde respiran sus superiores. Para resolver este problema, nada mejor que la comunicación, incluso saliéndose de los cauces estrictamente convencionales: una conversación mientras se toma un café, por ejemplo. Pero cuidado, siempre midiendo los tiempos y tonos.

Muchas veces la falta de comunicación interna en la empresa hace que, por poner un caso, una persona no sepa a ciencia cierta por qué ha sido despedida. Y es que si nuestro jefe está disgustado con nosotros no es seguro que lo vaya a demostrar dándonos cuatro voces, o arrinconándonos hasta dejarnos sin nuestra parcela de trabajo. La falta de aprecio puede manifestarse de muy diversas maneras, y no siempre explícitas.

Si se anima a intentar averiguar qué piensan sus superiores de usted, le convendrá seguir estos pasos a la hora de hablar:

Mire de frente a la persona que escucha.

– Use sus ojos, sus oídos y su \”sexto sentido\” a medida que oye.

– Cuando sea apropiado, tome nota de lo que dice su jefe.

Controle sus emociones y la tendencia a responder antes de que su interlocutor termine de dirigirse a usted.

– Su objetivo al escuchar es entender claramente lo que su superior piensa de usted y su trabajo.

– La escucha activa es un proceso de comunicación mutua. Asegura que los dos participantes perciban los mensajes de manera clara y comprensible.

Según los expertos en gestión empresarial, estas pautas comunicativas son aplicables a todos los empleados, incluso a los más laureados por su experiencia profesional o especialización académica, dado que éstos también tienen que adaptarse a su jefe. Nunca se da el caso contrario.

Incluso hay que ser osado, en ocasiones. Es lógico exigir a los trabajadores de una compañía que se impliquen en los objetivos de ésta, pero, si se realiza una tarea que no es de nuestro agrado, es mejor decirlo sin ambages.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios