BAQUIA

Si tiene más de 70, olvídese de Internet

Se habla mucho de acabar con la brecha digital, ya sea ésta racial, social… Pero la historia de Shirley Greening-Jackson, una mujer de 75 años a la que se le vetó la contratación de un servicio de acceso a la Red por su edad, demuestra que todavía queda mucho por hacer.

Es ciertamente grotesco: si sus tres cuartos de siglo no han sido óbice para que se haya paseado por la Gran Muralla china, ¿por qué sí para tener Internet? Habría que preguntarle al empleado que la atendió por teléfono, según el cual los mayores son tan tontos que, o van acompañados de un miembro más joven de su familia, o no hay tu tía.

En efecto, una trabajadora de la compañía insiste: Alguien de más de 70 años es incapaz de entender los contratos. Lógicamente, Greening-Jackson encuentra ridículo que se piense que alguien de su edad ha perdido prácticamente toda su capacidad mental.

Los peces gordos de la empresa en cuestión han acudido raudos a tratar de desfacer el entuerto, explicando que esa no es ni de lejos la política de la compañía. \”Simplemente pedimos a nuestro personal que sea discreto cuando trata con los clientes más mayores\”, señalan fuentes de la misma.

Pues más les vale que sea así, porque un modelo de negocio capaz de desentenderse arbitraria e ilógicamente de un importante segmento de población está condenado a dejar de ganar buenos dineros.

En cualquier caso, en EEUU alguien que haya cumplido los 70 años tampoco puede sentarse en el banquillo para actuar como jurado, por ejemplo.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios