BAQUIA

¿Sigue Televisa una estrategia demasiado costosa en Internet?

Uno de los argumentos que más se esgrimen en las fusiones y adquisiciones entre empresas de medios (contenido) y telecomunicaciones (distribución) es que un grupo de medios de comunicación verticalmente integrado puede aumentar su rentabilidad uniendo activos de distribución con contenido. Las recientes operaciones entre Telefónica-Endemol, Tribune-Times Mirror y AOL-Time Warner así parecen sugerirlo.

En el mundo de los medios de comunicación hispanos es difícil encontrar un grupo de comunicación verticalmente tan integrado como Televisa. Por ello es especialmente interesante analizar la estrategia de Internet de la compañía mexicana.

¿Qué canales de distribución tiene Televisa que pueden ser dotados de interactividad?

Veamos, Televisa posee el 51% de la empresa de cable Cablevisión. La compañía es rentable: arrojó 25,6 millones de dólares de beneficios en 2000 y a finales de 1999 tenía 400.000 subscriptores. Televisa planea invertir 170 millones de dólares en los próximos cinco años para dotar de conectividad de banda ancha a Cablevisión. ¿Una buena inversión? Tal vez.

Los suscriptores de cable tiene características interesantes para los anunciantes porque corresponden a los sectores económicos de mayor poder adquisitivo. No obstante, el cableado está tendido hacia residencias y, por ello, excluye al sector empresarial que también ofrece altos márgenes.

Satélites y costes muy altos…

Otra niña bonita, aunque todavía con números rojos, de Televisa es la unidad de televisión por satélite Innova. Innova es el resultado del esfuerzo conjunto de Televisa (60%), News Corp (30%) y Liberty Media (10%). Representa una de las patas de la estrategia latinoamericana de Rupert Murdoch. De momento, Innova no ha producido más que pérdidas. Claro está, este tipo de emprendimiento exige gastos de capital importantes que tardan en recuperarse. La emisión de un bono basura de 375 millones de dólares ha servido para financiar gran parte de los gastos de capital.

A finales de 1999, Innova tenía 400.000 subscriptores, una cifra que aún está por debajo de los 550.000 que la empresa estima necesarios para equilibrar su cuenta de resultados. La inversión en televisión por satélite obedece a la creencia de que la televisión por satélite es un eficiente canal de distribución de televisión por pago en países de enorme extensión geográfica como México. Televisa espera que en unos años será un medio de plena interactividad con potenciales de comercio electrónico.

Otro activo del grupo es el 12% que posee en la empresa de telefonía móvil Pegaso, que cuenta con 100.000 subscriptores. México es un país con baja penetración telefónica (sólo el 10% de los ciudadanos tiene teléfono) y es por ello que el teléfono móvil por su portabilidad y sus bajos costes de instalación crece de manera explosiva. La llegada de la telefonía móvil de tercera generación a México y la potencial utilización del portal de Internet de Televisa en los teléfonos de Pegaso puede hacer de esta empresa un activo de Internet interesante.

La línea de cobre

Pero, ¿qué planes tiene Televisa para llegar a la gran mayoría de los mexicanos que acceden a Internet por líneas telefónicas convencionales? Paradójicamente, en este mercado tan importante Televisa no cuenta con medios de distribución y parece confiar plenamente (¿ciegamente?) en la enorme popularidad de su contenido televisivo que domina los \”ratings\” con más de un 75% de la audiencia mexicana. De momento, invertirá 80 millones de dólares este año en el desarrollo de su portal Es.más.com., que será lanzado en la segunda semana de abril.

Pero hay algo que no acaba de cuadrar. Televisa desdeñó entrar en un \”joint venture\” con Telmex, Microsoft y Prodigy para formar un portal de Internet conjunto y distribuirlo a través de líneas telefónicas tradicionales. El portal denominado \”T1\”de Telmex-Microsoft, que será presentado esta semana en Miami estará apoyado por una infraestructura de comunicaciones ya existente con poco necesidad de inversión adicional. Se servirá de la enorme capacidad de distribución de Telmex, que ya cuenta con más de 500.000 suscriptores, o el 70% de los usuarios mexicanos de Internet, y, sobre todo, con el control de casi el 100% de las líneas al consumidor local en México.

Hagamos los deberes

Para juzgar la estrategia de Televisa hay que jugar con algunos números. Hagamos los deberes.

Ante todo, no hay que olvidar que el mercado de Internet en español es relativamente pequeño. Según Salomon Smith Barney, el gasto publicitario en Internet de habla hispana (incluyendo a España y EE.UU, pero excluyendo a Brasil) será de 28.700 millones de dólares en el año 2005 y, siendo optimistas, Televisa tendrá una cuota del 10% en ese mercado (287 millones). El sector del comercio electrónico empresa-consumidor individual facturará 4.116 millones en el año 2005 y Televisa, siendo muy optimista, contará con una cuota de mercado de otro 5%, facturando 205 millones de dólares.

Si a la facturación total en Internet de 492 millones de dólares, le aplicamos un generoso margen operativo del 30%, obtenemos beneficios operativos de 148 millones anuales.

¿Justifican la difusa estrategia de distribución por línea telefónica convencional y las inversiones de muchos centenares de millones de dólares en cable, televisión por satélite y telefonía móvil a este, incierto, nivel de beneficios futuros? De momento, hay que concederle a Televisa el beneficio de la duda, pero no por mucho tiempo…


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios