BAQUIA

Silicon Valley vs. Ladrillo Valley

En la última conferencia que organizamos en Estrategias de Inversión, sobre perspectivas de la Bolsa en los próximos meses, un analista comentó que el famoso índice IBEX 35 marchaba tan bien, entre otras cosas, por el gran peso que tienen las compañías inmobiliarias y constructoras (ACS, Metrovacesa, Ferrovial, Sacyr Vallehermoso, Acciona, Fadesa) y el beneficio que estaban sacando los bancos (Santander, BBVA, Popular, Bankinter…) de las famosas subidas de los tipos de interés.

Vamos, que el ladrillo era el culpable que la Bolsa fuera tan bien, ya que las compañías y sectores relacionados con la construcción literalmente “se están forrando”.

Claro, la otra visión, comparando el IBEX 35 con el Nasdaq americano, era que éste es un índice con multitud de compañías de tecnología, y éstas aún no están dando los beneficios esperados, mientras que en el IBEX 35 tan solo Telefónica es una empresa “de tecnología”.

Dicho esto, y si bajamos al día a día, resulta que podemos pasear por cualquier ciudad española y ver multitud de pequeñas constructoras que hacen o venden pisos. Incluso las inmobiliarias, si han podido adquirir o conocer que una casa o un terreno estaban en venta… ¡zas! Lo compran, se alían con un arquitecto (que les paga con pisos de la promoción) y de la noche a la mañana tenemos una nueva constructora, que vende pisos sobre plano.

Ganan mucho más dinero nuestros antiguos compañeros de colegio que no llegaron a sacarse la EGB o el BUP, pero en cambio tuvieron la certeza de meterse a fontaneros, yeseros, encofradores…y constructores, claro.

Vamos, que tenemos nuestro propio maná de la economía, el Ladrillo Valley, sólo que con una gran diferencia: las constructoras van a ganar más dinero a corto plazo, pero cuando estalle la burbuja inmobiliaria sólo quedarán las grandes. Es decir, volverán a buscar trabajo (si es que no se han hecho ricos antes) todos los que se dedicaban a esto.

Mientras tanto, apenas conocemos emprendedores de las nuevas tecnologías. El Estado y las Comunidades Autónomas tampoco aportan gran cosa para que los emprendedores encuentren facilidades a la hora de montar un negocio basado en la tecnología. Sí, se construyen polígonos tecnológicos avanzados… Para que las grandes empresas puedan irse allí, porque las pequeñas y los emprendedores no pueden ni por asomo cumplir los requisitos exigidos.

En cambio, en Silicon Valley hay acuerdos con universidades, oficinas muy baratas, capital riesgo que financia muchas ideas innovadoras y que realmente “se la juegan” apostando por el emprendedor.

Mientras todo esto no cambie y la mentalidad de las nuevas generaciones siga siendo “sacarse una oposición” porque se trabaja menos y se gana mas, será difícil que tengamos un gran desarrollo de emprendedores que se dediquen a hacer negocios con la tecnología.

Algunos están dedicando mucho tiempo libre después de su trabajo para montar sus propios proyectos, que algunas veces comienzan con un blog y poco a poco empiezan a tener tráfico, y cada vez consumen más recursos al emprendedor. ¿Qué hacer entonces? ¿Me dedico a mi futuro negocio o a mi trabajo actual?

Si estamos en el sector ladrillo, la decisión es fácil. Si estamos en el sector tecnología, la decisión, más que fácil, es valiente.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios