BAQUIA

Telefónica lanzará (por fin) terminales con GPRS

A los usuarios de telefonía móvil que se quejaban de la lentitud de su conexión a Internet a través de WAP les queda poco tiempo más para seguir refunfuñando. Telefónica ya ha lanzado su primera oferta comercial de teléfonos móviles GPRS, tecnología bautizado como segunda generación y media por tratarse de un puente entre la GSM (primara generación) y UMTS (la costosa e inexistente tercera, cuya compra de licencias ha generado pérdidas millonarias a las grandes operadoras europeas). La división de móviles del Grupo Telefónica confía en que estos terminales se conviertan en el principal regalo de las próximas Navidades.

Con este anuncio, la operadora española se adelanta a sus principales competidoras, Vodafone y Amena, que aún trabajan en la adaptación y perfeccionamiento de esta tecnología. El lanzamiento de los nuevos terminales supondrá un cambio significativo en la forma de cobro por parte de las operadoras. Si hasta el momento el método implantado cuando un usuario se conectaba a Internet a través de su móvil era el de facturación por minutos, con el GPRS se cobrará según la cantidad de información transmitida (kilobytes). La compañía presidida por César Alierta ofrecerá un bono especial de un mega por seis euros y otro de veinte megas por un coste de 30 euros.

Los nuevos terminales tendrá un coste similar al de los móviles con tecnología WAP. Telefónica lanzará los primeros modelos a un precio aproximado 179,9 euros, alta y el terminal incluidos. Una de las principales virtudes del GPRS es la mejora de la conexión. Los expertos han calculado que la velocidad de acceso del General Packet Radio Service será entre 5 y 11 veces superior a la de GSM. Cifras minúsculas comparadas con las que proporcionará el UMTS, una promesa que no se ha cumplido en los plazos previstos y que tienen visos de posponerse aún más.