BAQUIA

Telefónica se propone cambiar nuestras vidas el 15 de octubre

Telefónica de España quiere convertirse en el número uno del ADSL español. Al contrario que sus principales competidores, la compañía presidida por César Alierta tiene previsto lanzar el próximo 15 de octubre en Madrid y Barcelona una tarifa plana que, en realidad, será un paquete multimedia que incluirá servicios de voz, 20 canales de televisión (más los de pago por visión), 30 de radio, vídeo bajo demanda e Internet de alta velocidad. Todo por un precio mínimo de 60 euros al mes.

La intención de la operadora no consiste sólo en arrasar a los principales proveedores de Internet en España, sino también en cepillarse a las plataformas televisivas de pago y a los servicios de cable que puedan hacerle sombra.

El nuevo proyecto, cuya prueba piloto ha sido llevada a cabo en Alicante, se ha bautizado con el nombre de Imagenio. Aunque el coste inicial será de 60 euros mensuales, la compañía ha matizado que podría ascender hasta los 90 en función de que el usuario se suscriba a un mayor paquete de ofertas. Así, la empresa sopesa la posibilidad de ofrecer un canal de videoconferencia y otro de acceso a juegos electrónicos en red.

El servicio se recibe directamente en el hogar del abonado a través de su acceso local de hilos de par de cobre, mejorado con ADSL, en el teléfono, televisor –desde donde se podrá navegar por Internet– y ordenador personal.

Imagenio no le saldrá barato a Telefónica: el coste por cliente del nuevo servicio ha requerido unas inversiones de entre 900 y 1.000 euros. Las cifras pueden dispararse teniendo en cuenta que la operadora cuenta con más de 700.000 clientes de ADSL, cifra que puede llegar a los 900.000 a finales de año.

Las optimista previsiones de Telefónica con Imagenio contrastan con un fuerte pesimismo entre los principales expertos del sector y competidores. Estos aducen que el precio de abono supera con mucho la de los canales de televisión de pago, así como que los costes de equipamiento son demasiado elevados. Aunque no es necesaria una televisión digital, los televisores actuales están muy limitados para recibir este servicio en condiciones. A esto se añade que los ordenadores deben ser de última generación y que el precio del descodificador es muy caro.

  • Más en Cinco Días


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios