BAQUIA

Telefónica tiene pérdidas milmillonarias y renueva a parte de su directiva

Ayer le tocó le turno a Terra, y ahora ha sido Telefónica la que ha presentado sus últimos resultados fiscales, que suponen todo un borrón y cuenta nueva para la compañía. Durante los primeros seis meses del presente año, Telefónica ha perdido la friolera de 5.574 millones de euros, cuando en el mismo semestre de 2001 consiguió un beneficio de 1.148 millones. Todo un récord de pérdidas en el panorama financiero español. Es decir, que lo que llevamos de 2002 ha supuesto un auténtico desastre para la primera empresa de telecomunicaciones española.

La asombrosa cantidad de dinero perdido se debe a que Telefónica ha decidido provisionar 4.837 millones de euros para cubrir los pagos de las licencias europeas (sin contar la española) del costoso y rezagado UMTS. El consejo de dirección de la teleco española también ha decidido congelar la actividad de sus filiales en Alemania, Austria, Italia y Suiza de telefonía móvil de tercera generación.

Además de pagar el pato del UMTS, Telefónica también ha provisionado otros 530 millones de euros para compensar la pérdida de valor de Mediaways, compañía que adquirió en 2000 de manos de Bertelsmann por 1.600 millones de dólares. Es decir, que si no se contasen estas provisiones, las pérdidas del primer semestre habrían supuesto apenas 207 millones. Que sigue siendo un descenso importantísimo respecto a los primeros seis meses de 2001, pero que ya no son como para llevarse las manos a la cabeza.

Todas estas provisiones, así como la renovación en la directiva que también va a producirse (Antonio Viana sustituirá a Luis Lada al frente de Telefónica Móviles y Santiago Fernández Valbuena se encargará del apartado financiero en lugar de Fernando Abril), suponen un importante esfuerzo por parte de Telefónica de sanear sus cuentas que los inversores han valorado positivamente. Tras el anuncio de resultados, el valor en bolsa de la compañía se incrementó un 18% en Wall Street.

De todas maneras, las cosas no pintan precisamente de color de rosa para la operadora. En lo que llevamos de año su acción ha caído más de un 42% (su capitalización bursátil ronda los 40.440 millones de euros), y sigue pesando sobre sus espaldas una deuda de 25.788 millones de euros, 5.455 menos que el pasado año.

Además, dejando de lado las pérdidas, otros apartados de los resultados semestrales de la compañía tampoco es que se hayan portado demasiado bien. Los ingresos durante este periodo de tiempo han descendido un 4,4%, situándose en unos 14.635 millones de euros, con la división de Latinoamérica (23,3%) y de Admira (30%) liderando el bajón.

Precisamente hace pocos días, el antiguo monopolio de las telecomunicaciones español se ha topado con un buen puñado de multas. Primero fue el ente regulador del sector en Perú el que le impuso la mayor sanción hasta la fecha (casi un millón de euros) por atentar contra la competencia. También por su comportamiento desleal, la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones ha impuesto al antiguo monopolio estatal de las telecomunicaciones dos multas de 18 y 4,5 millones de euros. También en este caso la CMT ha batido récords.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios