BAQUIA

Televisión y radio digital, o el huevo y la gallina

Puesto que el número de usuarios de televisión y radio digital es aún muy reducido, existe poca oferta de canales verdaderamente digitales y contenidos que los animen. La experiencia digital no es un tema habitual en muchas conversaciones, por lo que la tecnología avanza muy por detrás de sus posibilidades.

Recientemente Intereconomía hizo un esfuerzo, al que Baquía prestó su colaboración, para promocionar unas radios digitales importadas de China. Los contenidos de la cadena son ya digitales, pero, sin un adecuado receptor que acceda a presentar a los oyentes sus cualidades y la calidad de su sonido, no se aprecia la diferencia con los aparatos convencionales.

La empresa coreana Samsung se plantea la pregunta de \”¿por qué digital?\”. En realidad, es una pregunta corriente en las discusiones con los amigos: ¿por qué cambiar? Si alguien recibe la señal de televisión tradicional en un área con una calidad de recepción media, se pasará la vida corrigiendo la imagen que, de cadena en cadena, varía según la señal recibida, generando interferencias en la imagen y forzando al espectador a ajustar constantemente el aparato.

Primera ventaja de la televisión o la radio digitales: la recepción de la señal es siempre impecable… o no se recibe en absoluto. No existe el término medio. Cuando la señal llega al receptor, lo hace de manera completa. La calidad es máxima, y el resultado no tiene nada que ver con la experiencia actual. La resolución llega a ser 2,25 veces superior a la señal de televisión analógica, y además, la pantalla cubre más área de visión y permite la sensación de inmersión en el medio: tendrá la sensación de estar en el campo de fútbol o en la ópera sin salir del salón de su casa.

Pero quizás lo más importante de la este nuevo equipo digital sea que, como un ordenador personal, va más allá de las limitaciones de una simple \”caja tonta\” y nos permite grados de programación e interacción desconocidos hasta ahora. Como ya es posible en los modernos DVDs, existirá por ejemplo la posibilidad de recibir programas en varios idiomas simultáneos, para escuchar una película en su lengua original.

Recordemos el lema de aquella campaña tan difundida hace unos años, \”Unos ojos para toda la vida\”. Sus ojos le agradecerán la mejora en la contemplación de la pantalla (lo mismo que sus oídos), así que vaya pensando en engrosar las filas de quienes hemos dejado de toquetear el televisor para tratar de ver una imagen decente.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios