BAQUIA

Un diario económico belga estrena el papel digital

En Minority Report, un pasajero del tren subterráneo recorre con la mirada una edición del diario USA Today consistente en una pantalla de video de plástico delgada, plegable e inalámbrica, con texto que cambia constantemente. La escena —producto de la fantasía— se fecha en 2054, pero eso ya no es ciencia-ficción (precisa registro).

De Tijd, un diario financiero belga, ha comenzado a realizar pruebas de versiones de lo que sería el primer periódico electrónico, un dispositivo de pantalla digital de baja potencia provisto de tinta digital (millones de cápsulas microscópicas del tamaño de un cabello humano con material orgánico) que despliega luz o imágenes oscuras en respuesta a cargas eléctricas.

Este año, Les Echos y el grupo internacional de medios periodísticos IFRA realizará pruebas en diversos países, incluido EEUU, donde The New York Times contempla tomar parte en una prueba de trescientos dispositivos.

International Herald Tribune, propiedad de The New York Times, mantiene también negociaciones para ofrecer este año suscripciones con los dispositivos iRex Technologies, fabricados por Phillip Electronics, que el diario belga está probando, según Michael Golden, editor del periódico.

Bruno Rives, fundador de Tebaldo, firma de consultoría con sede en Paris, dice que ha sido un largo proceso. Tebaldo trabaja con Les Echos para preparar el diario económico a gusto del comprador y convertirlo en periódico electrónico. Además, brinda asesoría a Havas Group en materia de aplicación del papel electrónico para usos publicitarios.

\”Prefiero verlo como evolución del papel\”, explica Rivas, \”más que como la siguiente era de los periódicos\”.

Para las empresas editoras, que sufren bajas en la circulación de sus productos en diversas partes del mundo, los aparatos ofrecen una atrayente promesa de alcanzar un mayor número de lectores, cuidar los bosques y ahorrar en costes de impresión y distribución.

Pero después de que varias máquinas de libros electrónicos muy publicitadas no lograran despegar en el mercado a finales de los 90, las esperanzas continúan siendo difíciles de verse colmadas.

La diferencia en esta ocasión, señalan desarrolladores y partidarios, consiste en que las pantallas del nuevo hardware están diseñadas para reflejar la luz, más que para transmitirla, lo que las hace más parecidas al papel y más aptas para que puedan leerse a la luz del sol o en la oscuridad de un tren suburbano.

Los aparatos, más pequeños que un libro de tapa dura, se pueden actualizar a traves de conexiones de Internet -con cables o inalámbricas-. Las pantallas de tacto también pueden utilizarse alternativamente como cuaderno para hacer anotaciones de información o descargar libros. Las páginas se pasan tocando un botón.

De Tijd, que cuenta con 40.000 lectores en Bélgica, está probando un dispositivo llamado iLiad eReader, creación de iRex, la subsidiaria de Philips.

IRex entró en sociedad con E-link, un equipo de químicos e ingenieros con sede en Massachusetts (EEUU), que desarrolló la tecnología de microcápsulas. Básicamente, De Tijd está ajustando su formato tradicional de impresión a los dispositivos de pantalla y no está cambiando el estilo del periódico.

Veinticinco lectores del diario recibieron gratuitamente dispositivos e-paper el pasado 14 de abril, fecha de inicio de las pruebas de tres meses que, finalmente, investigarán los hábitos de doscientos lectores que se prestaron voluntariamente a participar, tras responder a un anuncio de De Tiujd.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios