BAQUIA

Un grupo de consumidores alerta sobre la brecha digital en EEUU

El gabinete Bush asegura una y otra vez que Estados Unidos está recortando la brecha digital que divide el país en dos. Pero no todo el mundo piensa igual. Un grupo de consumnidores de Estados Unidos considera que este optimismo es desmesurado y bastante alejado de la realidad. Es cierto que dos tercios de los estadounidenses puede conectarse a la Red a día de hoy, pero aquellos que no disponen de los medios para llevarlo a cabo corren el riesgo de quedarse al margen de la economía digital para el resto de sus días, sostiene.

La brecha digital sigue ensanchándose y el gobierno del Tío Sam no hace todo lo posible para frenar esta tendencia. Parece, más bien, todo lo contrario. Esta idea cobra fuerza con las últimas medidas puestas en práctica por George Bush Jr., quien decidió cancelar el programa de subvención tecnológica correspondiente a 2003. Su partida irá a financiar la estrategia de lucha contra el terrorismo, impulsada tras los atentados del 11-S. Esta decisión no ha sentado nada bien entre el grupo de consumidores, quien exigen la recuperación del plan.

“Desde nuestro punto de vista, el hecho de que hayamos llegado al ecuador de la difusión del acceso a Internet en los hogares refuerza la necesidad de buscar políticas que completen el trabajo tan pronto como sea posible”, puede leerse en el informe, elaborado al alimón por la Federación de Consumidores de EEUU, la Unión de Consumidores y el Foro de Derechos Humanos sobre Políticas de Comunicación.

La muestra de euforia de los gobernantes estadounidenses sobre la reducción de la brecha digital contrasta con los datos que arrojan los estudios publicados periódicamente. Según cifras aportadas por el Departamento de Comercio en su estudio anual sobre la brecha digital en Estados Unidos, en septiembre de 2001, el 66% de la población se conectaba a Internet. El mayor crecimiento se localizaba entre las familias con menores ingresos económicos (15.000 dólares al año).

Por su parte, las clases de rentas medias (50.000 dólares anuales) se conectan el triple que las que están por debajo de los 25.000, situación que se repite con los de mayor poder adquisitivo: acceden a Internet muchas más veces que los de renta baja. “¿Está la botella medio vacía o medio llena? Dada la importancia de Internet para una gran variedad de actividades, la velocidad con la que se desarrolla el ciberespacio y los indicadores emergentes de otra división digital respecto a la alta velocidad en Internet, debemos decir que la botella está medio vacía y se necesita llenarla”, apunta el informe.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios