BAQUIA

Un rotulador basta para romper la protección anticopia de Sony

Los complicados algoritmos de encriptación diseñados para evitar las copias son reventados sin piedad poco después de anunciarse. Pero a veces, no hace falta ser hacker ni matemático para sortear protecciones con las que la industria combate la piratería. No hace falta utilizar tecnología apunta: basta con bajar a la papelería.

La tecnología anti-copia Key2Audio que ha creado Sony para sus CDs se puede evitar con un método muy poco sofisticado; basta con pintar el contorno del disco con un rotulador. La compañía japonesa probó la nueva tecnología en el último disco de Célin Dion, que desató la ira de los compradores, ya que para evitar que fuese tostado, el CD no se podía reproducir en ninguna computadora. Además, algunos usuarios de Macintosh denunciaron que el disco provocaba daños en el sistema.

Al igual que otros grandes de la industria de la música, como Universal, Sony ha comenzado a comercializar sus discos \”a prueba de copias\” para detener el continuo avance de la piratería, que, según afirman, está socavando sus ventas. La nueva tecnología pretende evitar que las computadoras lean el CD para que no pueda ser transferido al disco duro y compartido a través de redes P2P como Kazaa o Morpheus.

La noticia del sistema para crackear los CDs de Sony ha recorrido en la última semana los newsgroups de música. Algunos mensajes apuntan que además de un rotulador se puede utilizar cinta adhesiva o un simple post-it para cubrir la pista de seguridad que impide la lectura del CD en la computadora. Otros sugieren que el mismo método se puede utilizar para romper las protecciones desarrolladas por otras discográficas.

La tecnología Key2Audio de Sony añade una pista a los discos que contiene datos erróneos. Como el disco duro del PC está programado para leer los archivos de datos primero, la computadora tratará de reproducir continuamente, sin éxito, la pista falsa, sin pasar al resto de pistas de audio en ningún momento. Por eso los discos se pueden escuchar en reproductores de CD tradicionales, pero no en las unidades de CD-ROM ni en algunos reproductores portátiles o de coche.

  • En ZDNet y Wired


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios