BAQUIA

Uno-e declara la tregua en la batalla de los tipos

Uno-e se ha decidido. El supermercado financiero del BBVA y Terra es el primer banco online español que ha tomado la decisión de bajar la remuneración de su producto estrella. La cuenta Uno-e, que hasta ahora proporcionaba a sus clientes un interés del 5% TAE desde la primera peseta, ofrecerá a partir del uno de agosto el 4%, aunque para los clientes activos esta tasa se elevará al 4,5%.

Esta decisión, pese a que no supone una bajada radical, ha sido bien recibida por los analistas que ya esperan que otras entidades que operan por Internet sigan sus pasos. Y es que, la decisión de Uno-e no deja de ser sensata si echamos un vistazo al sector que en cierto modo está cayendo en los errores ya probados de muchas empresas de comercio electrónico ahora desaparecidas.

Una guerra muy cara

La estrategia de los bancos se ha asentado sobre todo en ofrecer a los clientes productos con mayor remuneración que la que ellos mismos encuentran en el mercado de capitales, y ni siquiera los menores costes operativos de la banca online pueden compensarlo. Cuantos más clientes y más depósitos consiguen con estos productos, más pierden. Si a ello sumamos que recientemente el Banco Central Europeo ha rebajado los tipos de interés oficiales hasta el 4,5%, la presión se ha hecho insostenible.

Las entidades contaban con ganar clientes aún a costa de perder dinero. Pero finalmente lo único que han logrado es un usuario infiel que no duda en cambiarse a la entidad que le ofrece más. Las altas remuneraciones han obligado a que este tipo de cuentas apenas tengan operatividad (no en el caso de la Cuenta Uno-e). En la mayor parte de los casos estos productos no pueden recibir domiciliaciones, ni nóminas y la disponibilidad de dinero es, a veces, relativa. Así, los clientes no han encontrado ventajas en su uso. No se han convertido en usuarios cautivos y no dudan en irse a la competencia si ésta le ofrece un punto más de rentabilidad.

Si a todo esto sumamos que, además, el crecimiento de la actividad está siendo menor del esperado y que los gastos en marketing son astronómicos, podemos ver que el sector se asoma al abismo. La situación sólo se puede entender porque detrás de estas entidades hay importantes bancos con músculo financiero suficiente como para aguantar un tiempo perdiendo dinero. Según la Asociación Española de Banca (AEB), en el año 2000 los bancos por Internet que operan en España perdieron en conjunto 780 millones de dólares.

El momento adecuado

No obstante, pese a este hipotético apoyo incondicional por parte de los socios, Uno-e no las tiene todas consigo. El BBVA ha potenciado BBVA Net y su vicepresidente y consejero delegado Pedro Luis Uriarte no ha dudado en reconocer que el supermercado financiero estaba sujeto a la estrategia de \”prueba y error\”. En este contexto no hay lugar para despilfarros.

Uno-e ha decidido bajar la remuneración en un momento en el que se atisban ciertos indicios de consolidación en su negocio. Recientemente se ha sabido a lo largo de este año se ha duplicado el número de clientes con respecto a 2000 hasta los 100.000. Por su parte, los activos gestionados se han multiplicado por tres, siendo ya de 542 millones de euros.

Para compensar la bajada de los tipos en la Cuenta Uno-e, la entidad ha anunciado en lanzamiento, a partir de 25 de julio, de dos nuevos depósitos. Estos tendrán una remuneración del 5% TAE y un vencimiento de una semana y un mes respectivamente. Serán renovables automáticamente.

Efecto dominó

Los analistas esperan ya decisiones similares a la Uno-e en otras entidades del sector. Sin embargo, nadie se ha sumado todavía, al menos de manera explícita.

Evolvebank, la entidad online de Lloyds TSB ha confirmado que, de momento mantendrá su cuenta al 6% hasta el primer millón de pesetas para mantener su compromiso con los clientes. En principio, y si las cosas no cambian sustancialmente, estas condiciones se mantendrán como mínimo hasta enero de 2002.

No parece que lo tengan tan claro en ING Direct, que hace poco reconocieron que están atentos a todos los movimientos del mercado. ING es hasta ahora la entidad que ha captado un mayor número de activos en España gracias a la Cuenta Naranja, también remunerada al 5% desde la primera peseta. Fuentes de la entidad han afirmado que pese a su interés por mantener las condiciones. Estas tendrán que ser revisadas si el Banco Central Europeo sigue bajando más los tipos de interés.

Por su parte, Patagon, el supermercado financiero del BSCH, manifiesta que aún no hay una decisión tomada al respecto de las remuneraciones de las cuentas. Sin embargo, un portavoz reconoce que si el mercado toma esa tendencia \”no nos vamos a quedar solos\”. Eso sí, en Patagon no están dispuestos ha hacer distingos entre los clientes activos y los que no lo son. También, según ha manifestado la entidad, contarán mucho las decisiones del Banco Central Europeo sobre los tipos de interés.

De momento nadie más se atreve a seguir a Uno-e, pero lo cierto es que, pese a las reticencias del BCE de tocar los tipos, las expectativas de una nueva bajada están ahí. Ahora sólo cabe esperar quién será el próximo en mostrar la bandera blanca.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios