BAQUIA

Venturas y desventuras de los jugadores online

Después de que China haya limitado el tiempo que se puede pasar delante de un vídeojuego e incluso haya abierto una clínica para adictos a Internet, un grupo de jugadores online ha contado a la BBC cómo vive su pasión. Una pasión que, sin ánimo de alarmar y de dar protagonismo a las opiniones más radicales, aquellas que siempre ven sólo lo malo de la Red, puede, llegado el caso extremo, convertirse en fatal, como lo demuestra el fallecimiento este verano de un surcoreano que estuvo más de dos días seguidos jugando.

Así, Li Yang, un ingeniero de software de Pekín, se muestra escéptico sobre la medida adoptada por su país. Él se considera un adicto, alguien que no encuentra nada interesante aparte de pasar el tiempo jugando frente al PC. Los días laborables le da al asunto entre cinco y siete horas diarias, y hasta quince los fines de semana. Confiesa que a veces no puede dormir y que su condición física se ha deteriorado, y habla del problema del juego en China, donde muchos estudiantes se saltan las clases para vivir en los cibercafés.

Para Brandon Hipsher, de Indiana (EEUU), jugar no es más adictivo que ver la televisión, y se pregunta por qué alguien que está varias horas frente al PC es un adicto, y quien abusa de la pantalla televisiva no. Asegura que su hobby le ayuda a escapar de las tensiones cotidianas, que da un sentido a su vida y que le permite ser más sociable, porque comparte experiencias y ritos con otras personas.

Sylvia, otra pekinesa, cree que es mejor que ver una película, porque la implicación del jugador es total. Afirma que el juego le llevó a no levantarse de la silla más que para comer o dormir, y que en sus tiempos universitarios dejó de acudir a las clases por completo.

Y en otra noticia se nos dice que los padres de cuatro niños han sido sentenciados a tres meses de cárcel por negligencia en el cuidado de los chicos, después de convertirse en adictos a los juegos. Vivir para ver.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios