BAQUIA

Vídeojuegos y sexo, un matrimonio que funciona

Un ménage-a-trois en el ascensor o una noche de sexo en la playa son opciones reales en las comunidades virtuales de los vídeojuegos eróticos, un mercado en expansión aunque con numerosos críticos, informa la agencia Efe.

Este año sale al mercado una nueva generación de vídeojuegos para adultos cuya principal innovación es que facilitan la participación e interacción de varias personas, que en un momento determinado pueden optar por llevar las relaciones virtuales al mundo real.

Entre éstos figuran Naughty America: The Game y Red Light Center, cuyo contenido y distribución fueron analizados en la agenda de la Primera Conferencia sobre Sexo en los Vídeojuegos, celebrada el mes pasado en San Francisco (California).

“El mercado de los juegos para adultos está despegando como un cohete”, aseguró Brenda Brathwaite, presidenta de la conferencia y líder de la Asociación Internacional de Programadores de Juegos de Contenido Sexual.

Sólo en el blog de esta asociación están archivados unos trescientos juegos que exploran directa o tangencialmente el sexo, desde su forma más atenuada y romántica hasta la más cruda y explícita.

En Naughty America: The Game los jugadores crean sus propios personajes y “pueden tener sexo con otros en una multitud de posiciones y en numerosos lugares húmedos y calurosos”, según sus desarrolladores. “Sexo en grupo, sexo en público, orgías… Usted escoge”, añaden los creadores de lo que ellos mismos definen como “la revolución de los romances virtuales“.

Lo novedoso de este juego es que los participantes pueden conocer sus identidades verdaderas a través de un foro de discusión. “Una vez que encuentres a ese alguien especial, haz una cita para tomar un café. O visita el Club del Voyeur para echar un vistazo preliminar del lado salvaje de esa persona”, señalan los creadores en la página web.

Este año también está previsto el lanzamiento de Red Light Center, un juego que tiene lugar en un distrito rojo en el que realidad y fantasía se confunden, mientras que en 2007 aparecerá Rapture Online, que incorpora avatares “anatómicamente perfectos”.

La revolución —a juicio de los expertos— la liderarán los juegos en los que se pueda interactuar, un fenómeno que, según Brathwaite, crece en la medida en que una mayor aceptación de los romances por Internet abona el terreno para el sexo virtual. También los avances tecnológicos en el diseño de los juegos ayudan a destronar el tabú de tener sexo con un dibujo animado.

Pero los programadores de estos juegos XXX se enfrentan a grandes desafíos de distribución comercial, así como a la crítica y el rechazo de padres de niños y adolescentes, miembros del Congreso, médicos y psicólogos.

El doctor Ian Kerner, autor del Manual para el diagnóstico de los desórdenes en las citas románticas, dice que nuestra cultura es “autofóbica”, es decir, que tememos estar solos y por eso buscamos compañía en la tecnología. El riesgo, con todo, es que la persona se puede perder en ese mundo virtual, según el doctor Kerner.

Sin embargo, para otros especialistas el sexo participativo de los juegos es un paso natural, ya que, después de todo, lo que hacemos a diario, desde nuestras labores hasta las formas de comunicación y diversión, está mediado por la tecnología.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios