BAQUIA

Visiones de Longhorn

Microsoft lleva ya unos meses filtrando pequeñas visiones de su nuevo producto estrella, el sistema operativo Longhorn. Su difusión masiva probablemente no llegará antes del año 2005, pero, si el pasado en un ejemplo, su puesta en escena volverá a ser el acontecimiento de marketing de ese año.

Rob Enderle, propietario del grupo The Enderle Group, es alguien muy versado en la predicción del panorama tecnológico y un conocido experto en sistemas operativos. Desde un interesante artículo en Internet Week, repasa los sucesos que acontecieron unos meses antes de la introducción de Windows 95. Corría febrero de 1995, unos meses antes de la puesta de largo del nuevo sistema operativo de Microsoft, y Rob, que acababa de dejar IBM, se convertía en analista de la empresa Dataquest. Uno de sus primeros trabajos fue dar su opinión sobre el mercado de los sistemas operativos y su entorno.

Lo que Rob predijo se cumplió en buena parte. Según él, Unix seguiría un lento declinar mientras que Novell NetWare lo haría rápidamente a favor de Windows NT. Lo más controvertido de su predicción fue aventurar que IBM abandonaría su OS/2, lo cual por otra parte no era difícil porque ya sabía que IBM había dejado de soportar el presupuesto del sistema operativo a nivel interno. También predijo que la penetración de mercado de MacOS bajaría a un solo dígito desde el 20% aproximado que tenía en ese momento.

En el artículo de Information Week, Rob nos hace reflexionar ahora sobre las oportunidades de Mac, limitado a su entorno específico y, sobre todo, a las posibilidades de Linux como contrapunto de Longhorn. Hay tres aspectos de su reflexión que nos parecen especialmente importantes:

  • Su afirmación de que Microsoft, en el fondo, es una empresa de herramientas de desarrollo y que, con los años, dispone de un gran número de desarrolladores en su red y que es de esperar que Longhorn venga muy bien dotado en esta área y sirva para que cuente con todos ellos de nuevo.
  • Su valoración del entorno de Linux como gran oponente de Microsoft, pero con problemas de definición de una plataforma única y herramientas de desarrollo homogéneas. Ve con optimismo la compra de Novell/SuSE/Ximian, aunque todavía existirán numerosas formas de distribución de Linux.
  • La dicotomía de IBM, que por un lado promueve Linux y por el otro arrastra una importante dependencia de Microsoft y de Intel en algunas de sus soluciones.

Nadie debe tomarse Longhorn como una cortina de humo. Microsoft ha demostrado que sabe dominar un mercado y sujetarlo. Queda poco más de un año para que volvamos a verle en su salsa.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios