BAQUIA

VoDSL, el matrimonio menos imperfecto de voz y datos

Durante mucho tiempo se ha estado hablando mucho sobre la voz sobre IP (VoIP), una tecnología que combinaba voz y datos sobre conexiones tradicionales o RDSI, y que nunca llegó a tener éxito. Pero la nueva generación ya está aquí, se llama VoDSL y está intentando imponerse y triunfar en los hogares y las pequeñas empresas al calor del crecimiento de las conexiones ADSL.

VoIP, hablar por poco dinero

Internet es, básicamente, una red por la que los datos viajan según las normas del protocolo IP. Es decir, el origen y el destino son indiferentes, cuesta lo mismo enviar un mensaje de correo electrónico a la ciudad vecina o al otro lado del mundo.

El único impedimento para hacer lo mismo con la voz es la velocidad de transmisión. Muchas empresas han intentado sin mucho éxito popularizar esta idea, incluyendo algunos pesos pesados como Cisco o 3Com.

Con el protocolo IP se sabe que los datos acaban llegando a su destino, pero no se sabe cuando ni en que orden. La información viaja en forma de paquetes que rebotan en diferentes lugares, dan vueltas y vueltas, se retrasan y se amontonan. Si los paquetes transportan voz, el resultado es un caos patético de cortes en la conversación.

VoDSL, el vástago inteligente

Para poder hablar sobre IP bastaba con tener una computadora con conexión a Internet (ya fuera con un módem de 56 kbps o una RDSI), un micrófono, una tarjeta de sonido, un micrófono y el software necesario.

En el caso de la VoDSL, la principal diferencia es que el módem y el acceso a Internet deben ser ADSL, y que el proveedor de ADSL debe estar dispuesto a configurar y ofrecer este servicio, a cambio del cual, evidentemente, va a cobrar.

Pero que nadie se confunda, en los sistemas de voz sobre ADSL (Asimetric Digital Subscriber Line; Línea Digital Asimétrica de Suscriptor) la voz y los datos viajan por los mismos cables de cobre que utilizan las líneas telefónicas tradicionales para las centrales telefónicas pero emplean una tecnología digital que permite un ancho de banda teórico de hasta 8 MB. No obstante, pocos proveedores den más de 1 MB y algunos lo restrinjan a un mínimo ridículo de 150 kbps. En cualquier caso, sobra velocidad para ofrecer una calidad más que aceptable de voz.

Una clase de matemáticas

El coste del serviciocon VoDSL oscila entre los 200 y los 600 dólares mensuales dependiendo del número de líneas y de los servicios adicionales contratados. Pero aunque haya que pagar, sigue siendo una solución muy atractiva para los particulares y las pequeñas empresas que no se pueden permitir contratar los 1.500 o 2.000 dólares de una línea profesional T1 (además de que es mucho más fácil de instalar). Jetstream, una empresa proveedora de VoDSL que asegura, según sus cálculos, integrar de esta manera voz, datos y fax supone un ahorro del 20% en los costes.

Pero no sólo son atractivas las matemáticas que afectan al precio de esta flexible manera de combinar voz y datos. Además de la obvia ventaja que supone contar con una acceso a Internet ADSL de mucha mayor calidad que el que proporciona un módem común o la obsoleta RDSI, con VoDSL se disponen de entre 2 y 16 líneas virtuales de teléfono distintas. Esto es así porque la mayoría de los proveedores de este servicio requieren apenas 32 kbps de ancho de banda para cada línea, con lo que un servicio de 8 líneas diferentes supondría apenas 500 kbps. Cuando la línea no está activa estos recursos de ancho de banda quedan libres para el tráfico de datos.

Gran parte de los suministradores de VoIP emplean el protocolo estándar de transferencia que utilizan la mayoría de las conexiones ADSL: ATM (Asynchronous Transfer Mode), lo que proporciona gran calidad de sonido. Otros pocos utilizan la tecnología TollBridge, desarrollada por la empresa del mismo nombre, pero requiere 64 kbps por cada línea telefónica para ofrecer una calidad de sonido razonable, frente a los 32 kbps que precisa ATM.

Posibles problemas

El que la evolución natural de la VoIP pase por la tecnología ADSL es un arma de doble filo ya que, aunque está en continuo crecimiento, por desgracia aún no está suficientemente extendida.

La falta de confianza en el buen funcionamiento del servicio es otro elemento que juega en contra de la VoDSL. Si los proveedores de acceso a Internet ya tienen dificultades para garantizar más de un 10% del ancho de banda contratado en una ADSL convencional (la mayor parte de las veces aluden a la sobrecarga de las redes), difícilmente van a ponerse a añadir servicios extra con garantías.

Además, aunque VoDSL es una gran idea, como afirman en Aberdeen Group, este tipo de nuevos servicios no se caracteriza precisamente por ser sencillos de introducir en el mercado, tanto por costes de instalación como de publicidad.

Otro posible problema es la competencia que se les viene encima a los proveedores de VoDSL bajo la apariencia de las empresas de cable, cuya tecnología también permite la integración de voz y datos, si bien éstos tienen el problema de implantar su costosa infraestructura.

En cualquier caso se sigue trabajando para solventar problemas técnicos, para mejorar los servicios y para aplicar el tráfico de voz a los más avanzados módem xDSL que están por venir. El próximo objetivo es alcanzar las 24 líneas telefónicas y una capacidad de 1,5 Mb de ida y vuelta. CopperCom espera poder desarrollar una versión que emplee sólo 16 kbps para cada línea telefónica.

Esta tecnología tiene el también grave inconveniente de no contar para las grandes empresas, pese a algunos esfuerzos que ha habido, y que persisten para desarrollar redes de una tamaño razonable con esta tecnología.

A ambos lados del charco

En Estados Unidos hay un puñado de proveedores (cerca de 50, muy pocos comparados con los centenares que suministran acceso ADSL) que ofrecen e investigan estos servicios y entre los que despuntan Mpower Communications, Picus Communications, Focal Communications, CopperCom, General Bandwidth, Accelerated Networks y Jetstream.

Cuando se hablaba de VoIP sobre otros tipos de línea, los expertos divergían mucho en sus cálculos de implantación. Mientras que unos afirmaban que en el 2004 ya habría una masa crítica de usuarios, otros más pesimistas afirmaban que habría que esperar 20 años.

Las previsiones con VoDSL van por el mismo camino. A mediados del año pasado, un estudio de Telechoice auguraba que a lo largo del año 2004 habría 1,75 millones de líneas ADSL en Estados Unidos transportando voz. El banco de inversiones US Bancorp Piper Jaffray es mucho más optimista: asegura que a finales del año 2002 puede haber unos 2,9 millones de líneas DSL.

The Yankee Group, por su parte, estima que los ingresos generados en Estados Unidos por los servicios de voz sobre ADSL serán de 567 millones de dólares el presente año, alcanzando los 3.200 millones en 2004.

En Europa el tema está aún mucho más verde. Pero actualmente, en el CeBIT que se está celebrando en la ciudad alemana de Hannover, VoDSL ha sonado más fuerte que nunca. Jetstream por ejemplo, asegura que está dialogando con unas 15 empresas de telecomunicaciones alternativas que operan en Europa para proporcionar este servicio en el viejo continente, dónde apenas un raquítico 1% de los hogares tiene ADSL, mientras que el acceso por cable alcanza el 7,8%.

Teniendo en cuenta que a las telefónicas no les hizo demasiada gracia en su momento la VoIP por la pérdida de rentabilidad y la dificultad que supone este nuevo sistema de facturación, es de imaginar que tampoco están dando saltos con la VoDSL. Aunque también cabe la posibilidad de que de momento no les preocupe lo más mínimo dado que tienen otros quebraderos de cabeza más grandes y que el escaso nivel de implantación aún no es preocupante.

Claro que todo puede cambiar enseguida si se cumplen las expectativas de crecimiento que ellas mismas auguran. Telefónica de España, por ejemplo, aseguró recientemente y en un alarde de optimismo que en el año 2003 habría un millón de hogares con ADSL en España.

A priori, suponiendo un correcto funcionamiento, VoDSL es una manera extremadamente atractiva para que los usuarios más modestos cuenten con voz y datos con un precio y una instalación razonable. Lo único que despertaría más expectativas en este sentido sería que la eternamente anunciada Internet de banda ancha por la red eléctrica se convirtiera en una realidad.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios