BAQUIA

Webvan cierra los ojos

Crónica de una muerte anunciada. Tras una lenta agonía, Webvan, la compañía de reparto de ultramarinos online por antonomasia que tan duramente se ha debatido entre la vida y la muerte durante los últimos meses, ha cerrado sus puertas. Desde hoy, y tras una lucha titánica, la compañía ha anunciado el cese de sus operaciones y unos 2.000 trabajadores se han quedado sin empleo.

Un mensaje desde el domingo anunciaba en su web: \”Lo sentimos. Nuestra tienda no estará disponible temporalmente. Está siendo actualizada. Volveremos pronto\”. Así, mientras las buenas intenciones de un pronto retorno se desvanecían en la pantalla, Bud Grebey, portavoz de Webvan se negaba a hacer declaraciones. Al final, una rueda de prensa daba la fatídica noticia: el cierre de la compañía.

Desde abril, fecha en la que el Nasdaq daba 10 días a Webvan para interponer un recurso que paralizase su expulsión o el cierre de sus operaciones en Sacramento, daban una idea de que la situación era extrema.