BAQUIA

World of Warcraft: mundo de adictos

World of Warcraft (más conocido por sus siglas WoW), es uno de los más populares juegos masivos de Internet, con más de siete millones de jugadores activos en la actualidad. Algunas fases del juego se pueden explorar en solitario, pero para avanzar es necesaria la cooperación e interacción con otros jugadores, formando grupos desde 5 hasta 40 personas.

Pues bien: según la doctora Maressa Orzack, psiquiatra del Hospital McLean de Newton (Massachussets), el 40% de los jugadores de WoW son adictos. La doctora debe saber bien de lo que habla, pues es fundadora y responsable de Computer Addiction Services, una de los primeros servicios clínicos en EEUU en tratar la adicción a los videojuegos.

Este tipo de patología se manifiesta en síntomas tanto físicos (sequedad ocular, dolores de cabeza y espalda, disturbios en el sueño) como psíquicos (falta de atención y concentración, dificultades de comunicación, abandono de responsabilidades, irritabilidad, euforia mientras se participa en el juego). Como cualquier otra adicción puede ser tratada médicamente. La clínica en cuestión utiliza la denominada Terapia del Comportamiento Cognitivo, que consiste en identificar el problema y adoptar medidas preventivas para evitar recaídas, a menudo con la ayuda de medicamentos y terapia de grupo.

Orzack lleva 15 años tratando todo tipo de adicciones, y le preocupa que la de los videojuegos se va a extender cada vez más. Comenzó a identificar el problema hace once años, y vio como se agravaba a partir de 1998 o 1999, con ala aparición de los primeros juegos a través de Internet.. Curiosamente, la mayoría de los enfermos no reconoce su problema, y son otros (padres, cónyuge, amigos) los que piden ayuda en su lugar.

¿Qué pasa por la mente de uno de estos enfermos? Orzack explica el caso de un jugador altamente enviciado con WoW. Cuando participa en el juego, no siente que está desempeñando el papel de un personaje virtual, sino que se zambulle por completo en el universo imaginario, con dificultades para luego desconectar. A la pregunta de qué espera encontrar cada vez que se conecta a WoW, el paciente contesta que un sentimiento de pertenencia.

¿Y de quién es la culpa de esta situación? Obviamente, influye la situación personal de cada individuo. Muchos buscan evasión a sus problemas familiares o económicos en el mundo imaginario de WoW. Pero Orzack opina que la responsabilidad última es de los creadores de los juegos, que son inherentemente adictivos y diseñados para enganchar a sus usuarios.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios