BAQUIA

WorldCap, incubadora B2B

El otro 95 por ciento de Internet, o sea el B2B, sigue congregando adeptos entre los empresarios y fondos de inversión que ya apuestan a la explosión de este segmento en Latinoamérica. La incubadora WorldCap Internet Solutions (WCIS) no es la excepción a la regla. Con 50 millones de dólares para invertir en el próximo año en sitios B2B y un estudiado concepto de red o keiretsu similar al de Softbank, esta incubadora ya ha dado sus primeros pasos en firme en la región.

Los principales inversores de la empresa fundada en 1999 incluyen a WorldCap Enterprise, compañía londinense que aportó el capital inicial y que hoy retiene cerca del 50 por ciento de la incubadora, CBAM, PGI Ltd., Jellyworks y Gottex. Además cuenta con la familia argentina Soldati, uno de los principales grupos empresarios del país, como inversor y aliado estratégico para la detección de nuevas oportunidades de negocio.

Startups y algo más

Hasta el momento ya llevan invertidos 8 millones de dólares, de los 13 millones recaudados en las dos primeras rondas de capitalización, en seis sitios. Tres de ellos son argentinos: Bumeran, un nodo dedicado a búsquedas laborales, Mercosur, un portal que reúne oportunidades comerciales en la región, y Universired, un sitio orientado a estudiantes universitarios.

Los restantes activos online de su cartera incluyen a Mutus, un portal mexicano dedicado a la construcción, Inshop, un sitio inglés de venta de indumentaria que pronto desembarcará en Latinoamérica, y Most, un portal que reúne servicios de auditoría de publicidad en vía pública.

Además acaban de invertir en una compañía de software de Costa Rica y en una red de cuatro portales verticales en México y ya planean desembolsar otros 50 millones de dólares para seguir incubando proyectos en la región, donde concentran todos sus esfuerzos.

A cambio de un 20 ó 30 por ciento de la empresa y participación en el Directorio, WorldCap Internet Solutions (WCIS) aporta el capital inicial, asesoramiento, espacio físico, posibilidad de acceder a nuevas rondas de inversión y abre a la empresa incubada la red de contactos y alianzas de la compañía para acelerar la expansión del nodo. Sin embargo, no sólo apuestan al desarrollo de startups.

“No invertimos sólo en startups, nos interesa toda el espectro de proyectos. No somos sólo una incubadora, también aceleradora e inversora. Nuestro modelo es tal vez un híbrido entre incubadoras del estilo de idealab! y Softbank. Si vemos que para nuestro portfolio de B2B sería útil un determinado nodo que ya está en crecimiento, también lo incorporamos a nuestra red.

Tratamos de crear un portfolio completo de toda la industria en Latinoamérica”, explica desde las oficinas de la incubadora en Buenos Aires John Paul Bailey, un joven mitad canadiense y mitad mexicano que es el CEO de la flamante empresa.

En los casos de sitios consolidados entran como inversores en la primera o segunda ronda de capitalización y centran su apoyo a la empresa en su incorporación a la red de compañías incubadas. “Nuestra red es también extremadamente valiosa y atractiva para empresas que no necesariamente necesiten servicios de incubación”, aclara.

Desde WCIS aseguran que en la región hay espacio para todos los mercados verticales. Por eso adelantan que no se centrarán en un sector específico, sino que tratarán de cubrir todas aquellas industrias que aún están muy fragmentadas y que representan una excelente oportunidad para que la tecnología genere una baja importante en los costos y también mayor transparencia. Las estadísticas parecen darles la razón: las predicciones del Boston Consulting Group para el B2B en América Latina ya auguran un mercado superior a los 100.000 millones de dólares para el 2003.

Un modelo mixto

Siguiendo en este caso a la japonesa Softbank, Bailey tiende a bautizar a su red como una estructura de tipo Keiretsu, donde un grupo de empresas se complementan entre sí y crean sinergias que benefician a todos los actores. “Les ofrecemos distintos servicios y la red: el valor agregado es cómo abrimos el menú. Es cómo se usa la red más que el nombre que le pongamos lo que hace la diferencia. Lo importante es que haya un free flow de información, que los distintos actores se comuniquen. Tenemos una estructura corporativa que facilita esa interacción y además fomentamos reuniones constantes” asegura el CEO de WorldCap.

Por las dudas aclara que la relación entre las distintas empresas de la red está muy lejos de la creación de mercados esclavos. “Son todas compañías independientes. Nos gustaría que trabajasen juntas, pero no es una obligación. Nosotros actuamos como embajadores para que logren el mejor trato entre ellas. Si interactúan, el dinero queda en la red y pueden lograr tratos más rápido”, razona.

Cinco oficinas distribuidas en Buenos Aires, Santiago de Chile, Costa Rica, México, Brasil y Londres, donde trabajan 38 personas, conforman hoy la red de WCIS en la que se pueden apoyar los distintos sites incubados para su expansión regional. En muchos de los casos las empresas incubadas comparten las oficinas con la empresa madre.

En Buenos Aires, por ejemplo, Mercosur y Bumeran están ubicadas en el mismo edificio que WorldCap, una construcción de diez pisos ubicada entre las calles Perú y Belgrano que data de 1914 y que ya fue bautizada como el edificio de la punto.com. En el segundo piso se encuentra Mercosur y Bumeran, en el cuarto la precursora Patagon y en el quinto las oficinas de WorldCap y un anexo de Bumeran.

De Londres al mundo

Miami brilla por su ausencia entre los destinos elegidos por la incubadora para tejer su red. “Londres es para nosotros el lugar ideal para atraer capitales de Europa y Estados Unidos hacia Latinoamérica. Esta oficina se ocupa de toda la relación con los mercados de capitales, a los que tenemos muy buen acceso. Dedicamos mucho tiempo en Estados Unidos y Europa para educar a los inversores acerca de las ventajas de invertir en Latinoamérica, aunque a muchos todavía les asusta la idea. Además WorldCap Enterprise, el inversor original que también dio nacimiento a World Cap Resort y a una compañía de Real State, tiene su base allí. Miami es interesante, pero tiende a ser más Business to Consumer (B2C). A nosotros no nos interesa atraer a la comunidad hispana de Estados Unidos. Estamos en el segmento del B2B”, explica Bailey.

La explosiva aparición de incubadoras en la región tiene para el alma matter de WCIS una explicación sencilla. “En Latinoamérica las incubadoras y aceleradoras son esenciales a la hora de invertir porque todos los sitios están obligados a regionalizarse y abrir oficinas en distintos países. La incubadora te soluciona eso y además te provee todos los contactos”, esgrime.

La empresa recibe entre cinco y diez proyectos por semana, aunque reconocen que al tratarse de B2B tienen una idea muy delineada del portfolio que desean ofrecer y ellos también están atentos a las oportunidades del mercado. En este sentido la presencia del grupo argentino Soldati les abre puertas y facilita contactos con inversores y emprendedores latinoamericanos.

Los principales elementos que tienen en cuenta a la hora de seleccionar un proyecto incluyen la gerencia, el modelo de negocio, el origen de los recursos económicos y, fundamentalmente, que sean compañías que produzcan ganancias reales en doce meses. Tampoco les gustan las empresas que gasten mucha plata en publicidad (“Hay mejores y más baratas formas de construir reconocimiento de marca”, aseguran).

A la hora de definir los países con más potencial en la región, Bailey asegura que oportunidades se multiplican por doquier, incluso en América Central donde abrieron una oficina en Costa Rica. Con referencia a los competidores, su discurso se vuelve conocido. “No tenemos competidores. El mercado es muy grande y todos hacen algo distinto, hay más que suficiente para todos. Lo que veo venir pronto son las fusiones. Por lo menos nosotros ya fuimos contactados por muchos grupos locales y extranjeros”, revela, poco después de deslizar que podrían lanzar un IPO en el corto plazo.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios