BAQUIA

Xerox retoma el camino de los ladrillos amarillos

Xerox Corporation es una de las empresas que peor lo ha pasado a lo largo de los últimos dos años. Después de constantes despidos (inició 2001 con 92.500 empleados y ahora cuenta con 78.900), venta de posesiones (a Flextronics por ejemplo) y de irregularidades en las cuentas, entre otras desgracias de mayor o menos importancia (depende de para quien), la empresa que en otro tiempo era sinónimo de innovación ha conseguido retomar la senda de los ladrillos amarillos.

Esta compañía ha conseguido unos beneficios operativos de 15 centavos por acción durante el último trimestre fiscal, cuando el año pasado por estas mismas fechas anunció 25 centavos de pérdida por cada valor. En total ha tenido unas pérdidas netas de 4 millones de dólares, un centavo por acción, frente a los 20 millones perdidos hace un año. Aunque es una buena nueva incuestionable, aunque también conviene tener en cuenta que los ingresos descendieron durante este periodo de tiempo un 13%, hasta los 4.300 milllones de dólares.

Xerox continúa asegurando que abandonará la tinta roja en la cuenta de resultados de 2002, o lo que es lo mismo, que conseguirá entrar de nuevo en beneficios después de dos años sufriendo. Su CEO Anne M. Mulcahy ha añadido con entusiasmo que \”nuestra gente ha trabajado extraordinariamente duro, y finalmente hemos devuelto a Xerox su fuerza\”. Parece tener gran parte de razón para mostrarse tan satisfecha. Al fin y al cabo las acciones de su compañía, que o hacen tanto superaban por apenas un puñado de centavos el dólar, ahora cotizan a 11,24, y analistas como Jonathan Rosenzweig, de Salomon Smith Barney, dicen cosas como que \”hicieron un gran trabajo recortando costes y están en una excelente posición para afrontar 2002\”.

  • Más información en The New York Times


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios