BAQUIA

Y Yahoo! estornudó

Siete minutos. Tan sólo siete minutos cotizaron las acciones de Yahoo! en la sesión celebrada durante la jornada del 7 de marzo de 2001 en el Nasdaq. Sudores, carreras y especulaciones fueron las reacciones inmediatas a este frenazo en seco. El ejemplo a seguir, la empresa de Internet en la que todas se miran con el fin de encontrar algún reflejo, la madre de todas las madres puntocom había estornudado. Si ella se ha resfriado es seguro que bastantes compañías cogerán una gripe que, en bastantes casos, degenerará en una neumonía de fatal desenlace.

Siete minutos. Tan sólo en ese periodo de tiempo las acciones de la compañía creada por David Filo y Jerry Yang habían perdido un 6,12% de su valor, casi un 1% por minuto. Por eso no extraña que saltaran todas las alarmas y las autoridades bursátiles no dudaran un instante en suspender la cotización.

Como es lógico, si acercas fuego a un barril de pólvora, se corre el riesgo de que todo estalle en mil pedazos. La llama que hizo explotar Yahoo! la encendió Henry Blodget, un analista de Internet de la firma Merril Lynch que se puso a hacer conjeturas sobre el futuro del portal después de que cancelara una conferencia en la que iba a participar Susan L. Decker, CFO de la firma. \”Desafortunadamente, Yahoo! ha tenido que disculpar su ausencia en nuestra conferencia sobre Internet. Por lo que sabemos, jamás había cancelado su participación en un simposio un día antes de la fecha. En consecuencia, parece apropiado estudiar los motivos que le ha llevado a tomar esta decisión\”, escribía Blodget. Más tarde incluía las palabras reestructuración, adquisición, cambio en la cúpula directiva y revisión de resultados entre sus vaticinios.

Todo fue uno: el CFO no acude a la cita e inmediatamente se comienzan a oír rumores en los que se especula con una posible compra de Yahoo! En las quinielas se barajan nombres como Tiscali, Viacom, Bertelsmann, News Corp, Disney e incluso el gigante estadounidense AT&T. Hace tan sólo unos meses era Yahoo! la que aparecía siempre en la lista de posibles compradores. Las vueltas que da la vida…

En 7 minutos las acciones perdieron un 6,12% de su valor

Con las aguas un poco más calmadas, los títulos de Yahoo! volvían a negociarse en los mercados fuera de hora. No obstante, se mantenía la tendencia bajista: se comenzó el día cotizando a 22,5 dólares por título, se paró la cotización a 20,9, y se concluyó la jornada a 17 dólares por acción.

La vuelta a la cotización se produjo después de que saltaran a la luz más noticias. Y es que ayer Yahoo! estuvo en boca de muchas personas. Sobre todo porque, como las malas noticias nunca bien solas, se esperaba que pasara algo más. La bomba todavía estaba por llegar.

Ni a la segunda

A media tarde de Estados Unidos la empresa estadounidense anunciaba una drástica reducción en sus previsiones de crecimiento para 2001. Malas, muy malas noticias si además se tiene en cuenta que se trataba de la segunda rebaja realizada en apenas dos meses. A principios de año los responsables habían alertado de que se esperaban unos ingresos menores de lo prometido para quedarse entre 220 y 240 millones de dólares, lo que suponía unos beneficios por acción de 16 centavos. Los expertos habían fijado los beneficios en 300 millones de dólares.

Los gestores de la compañía lo dejaban bien claro: no quedaba más remedio que afrontar una nueva rebaja. En este caso unos ingresos un 25% inferiores. Así, se pasaría de facturar 230 millones dólares a unos 170 millones. Esta cifra supone que los beneficios de 5 centavos por acción quedarán reducidos a un enorme y contundente cero. Aun así se evita un mal mayor: la ignominiosa caída a las profundidades de los número rojos. En definitiva, ni gana ni pierde: Yahoo! se contenta con mantenerse, que tal y como está el patio no es una actitud baladí. Lejos queda marzo de 2000, cuando se pagaba por cada título de la compañía un 89,8% más que ahora.

La rebaja en el valor de las acciones se ha reflejado, inexorablemente, en la capitalización bursátil. Hace unos meses, cualquier persona con 115.000 millones de dólares en el bolsillo (sí, alguno hay por ahí) hubiera podido comprar la empresa. Ayer, con 11.700 millones de dólares bastaba.

Las causas

\”Desde la última actualización que suministramos en enero, se ha vuelto muy aparente que las condiciones económicas se han erosionado más. La mayoría de los negocios han congelado sus compromisos en los gastos discrecionales como la publicidad\’\’, señaló a los analistas la presidenta de Finanzas de Yahoo!, Sue Decker. Además, agregó que la principal fuente de ingresos del portal proviene de la publicidad (85%), un sector que ha sido muy tocado por la desaceleración económica por la que está atravesando Estados Unidos. A día de hoy la empresa dispone la de 5.200 anunciantes.

El 85% de los ingresos de Yahoo! proviene de la publicidad

A este último respecto se pronunció también el CEO de la compañía, Tim Koogle. Éste no hizo más que trasladar a los medios de comunicación un hecho evidente: que cuando la crisis llega, afecta por igual a todas las empresas, no importa que lleven incorporado el \”.com\” o no: \”Todas las compañías en Estados Unidos deben hacer frente a unas condiciones económicas difíciles, que han empeorado más en las últimas semanas, mientras la confianza de los consumidores se ha deteriorado y una larga lista de nuestros clientes ha reducido sus gastos\”, apuntó en un breve comunicado.

Pero el día de ayer no se recordará en Santa Clara, sede de Yahoo!, sólo por los números. La salida de su CEO, Timothy A. Koogle, también ha supuesto un motivo de incertidumbre para unos y de alivio para otros. Para los primeros porque Koogle no es el primero que abandona el barco al grito de \”¡sálvese quien pueda!. Los primeros en dejar su sillón sin un trasero que lo caliente fueron la española Fabiola Arredondo, que desempeñaba las funciones de responsable del portal en Europa, Savio Chow, cuya área de dirección abarcaba Asia, y el responsable de Canadá, Mark Rubinstein. Los más pesimistas consideran que estos movimientos sólo pueden significar una cosa: Yahoo! pierde fuerza y ante ella se abre un horizonte en el que suena con demasiada insistencia la palabra compra.

Cuando menos, inquieta que se marche la persona que consiguió situar a Yahoo! en el número uno de las empresas de Internet mediante la estrategia de obtener la mayor parte de los ingresos vía publicidad en vez de cobrar por los servicios que presta el portal. Esta premisa, que ahora se toma como algo normal, fue tachada de locura por alguno cuando Koogle, de 49 años, entró en la compañía en 1995.

Pero hay otros muchos para quienes la marcha de Koogle insuflará aliento a un gigante que necesitaba de forma urgente redirigir su estrategia empresarial para ganar en agilidad. Este ha sido el argumento que ha esgrimido el propio Koogle para justificar su abandono. \”Se trata de una decisión tomada con el fin de ampliar nuestro equipo. Buscamos un nuevo socio para cuando comencemos a salir de esta etapa\”, declaró momentos después de anunciar su salida. Además señaló que la empresa de cazatalentos Spencer Stuart & Associates se encargaría de encontrarle un sucesor.

En un gesto apaciguador, Koogle ocupará la presidencia de la empresa en donde piensa desempeñar un \”papel activo\”. Aún se desconoce el nombre de su sustituto. Jeffrey Mallett, actual presidente, no entra en las quinielas de posibles candidatos al puesto.

Me recompro

En la larga jornada de ayer, Yahoo! sacó todas sus armas para evitar su desplome en bolsa. Así, anunció que recompraría parte de sus acciones en Bolsa, en una operación cercana a los 500 millones de dólares. Además, con ello se matan dos pájaros de un tiro, ya que se evitan posibles compras hostiles.

El 40% del capital de Yahoo! se encuentra repartido entre sus fundadores, directivos y empleados, y a principios de mes presentó a sus accionistas un plan defensivo que tendrá vigencia durante 10 años por el que estos tendrán derecho a adquirir \”una unidad de una participación\” en acciones preferentes por 250 dólares, cuando algún grupo o persona se atreva a comprar más del 15% del portal. De esa forma, la participación adquirida quedaría fuertemente diluida.

A Yahoo! le queda por delante una tarea ingente, no sólo por el hecho de que tiene que enderezar su mermada cuenta de resultados. Si se establecen prioridades, los responsables de la firma deberán luchar sobre todo por recuperar la credibilidad, algo que había ganado a pulso desde su creación en 1995. A fin y al cabo no todo el mundo puede presumir de contar con 185 millones de usuarios, 55 millones de visitantes únicos al mes y ostentar la segunda posición en la clasificación de portales más visitados tras AOL-Time Warner.

Tal vez por eso los directivos de Yahoo! aparte de fijarse a final de mes en la hoja de Excel, deberán prestar mayor atención a declaraciones como la realizada en la tarde de ayer por Paul Noglows, un analista de la firma J. P. Morgan. \”Durante estos cinco años esta ha sido la compañía con la que podías dormir a pierna suelta. Sabías que siempre salvaría los obstáculos por encima de lo esperado Ahora les llevará un largo y duro proceso de reconstrucción recuperar su credibilidad\”. Están avisados.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios