BAQUIA

Ylos: el comercio electrónico va en serio

Hace ya algún tiempo que no iba por Reus. Mi objetivo esta vez era visitar a un viejo amigo. Alguien que estuvo en la primera trinchera del comercio electrónico en España (allá por el año 1996), cruzó el charco y, debido a la explosión de la burbuja de Internet, tuvo que volverse a su Reus natal para, desde esa localidad, volver a iniciar una compleja andadura en su búsqueda de una solución de comercio electrónico que pudiera ajustarse tanto a grandes empresas como a quienes hoy son su principal cliente, las pymes.

El resultado es Ylos, un sistema completo de comercio electrónico que cuenta hoy con más de 600 clientes en Europa. La mayoría en España, pero como el sistema está disponible en casi cualquiera de los idiomas de la Unión Europea, varios de sus clientes españoles lo han utilizado para emprender una aventura de comercio electrónico en Francia o Alemania.

Hemos hablado mucho. Mi amigo Josep García, Presidente de Ylos, me ha contado su aventura/desventura americana, cómo estuvo a punto de lanzar el producto en EEUU bajo el manto de una gran multinacional que se vino abajo una vez se hundió el Nasdaq… Me contó sus dificultades con los inversores, todos ellos todavía en la empresa y soportando su esfuerzo diario por hacerla crecer. Hablamos de las dificultades del comercio electrónico en España, y me mostró el formulario que ha ideado para poder hacer ofertas a clientes interesados. El formulario tiene mucha miga y lo hemos discutido en profundidad.

Josep me ha hecho una comparación muy original que creo será de interés para nuestros lectores. Un sistema de comercio electrónico es como una dieta para adelgazar. Josep tiene claro que es necesaria la intervención de un médico y una serie de prescripciones, pero sin la voluntad del paciente por rebajar peso, nada se puede hacer. Pasa lo mismo con el comercio electrónico. YLOS es una herramienta versátil y modular que se adapta a cualquier entorno. Sin embargo, no puede hacer milagros.

El que quiera peces…

Volviendo al formulario de petición de información. Si un cliente potencial ha dicho que quiere ganar nuevos clientes con el sistema y, al mismo tiempo, ha respondido que no quiere gastarse un duro en promocionar su tienda en Internet, Josep le llama personalmente y le hace ver la inconsistencia de su objetivo.

La modularidad del sistema le permite solucionar a cualquier cliente su problema para poner una tienda online. El sistema está especialmente orientado a dar un gran posicionamiento a cada uno de los productos de sus tiendas en cualquiera de los buscadores más importantes, empezando por Google. De hecho, incluye un módulo dedicado exclusivamente a esta tarea.

Sin embargo, como lo que el producto hace es solamente mejorar lo que existe en la tienda, el cliente debe concienciarse de que para poder lograr un buen posicionamiento tiene que mantener sus productos bien explicados y actualizados, añadiendo contenidos que aporten valor. No sirve de nada creer que el sistema lo hará todo.

Desgraciadamente, volvemos a alguna de las situaciones de la época fatídica de la burbuja. Un comerciante pasa de no creer en Internet a creer que en Internet todo es gratis, y puede ganar dinero sin inversión alguna. No funciona así. Que se lo pregunten a Barrabes o a El Corte Inglés: nada se consigue sin una dedicación y una inversión serias. Es verdad que Internet permite muchas cosas que no son posibles en el mundo físico, pero no sirve para que un manta se haga rico compitiendo con profesionales serios.

Ylos proporciona la herramienta a un precio muy atractivo para aquellos empresarios que quieren hacer negocio de forma seria y tienen claro que su escaparate –aunque sea virtual- requiere de inversiones similares a las que destina a sus negocios físicos.

Las cosas han cambiado, y han bajado mucho los precios para arrancar una tienda online. Montar la tienda es sólo el primer paso. La atención al cliente, su captación profesional y su seguimiento y servicio postventa siguen siendo necesarios para tener éxito.

A medida que millones de usuarios españoles acceden a Internet por banda ancha y tienen por ello una experiencia mucho más gratificante que antes, se van adentrando en la Red y terminan comprando como algo habitual, como demuestra el acelerón del 71% que ha vivido el comercio electrónico español en el primer trimestre del año. Pero el negocio, para que sea rentable, tiene que tener un equilibrio entre la inversión y el retorno a medio y largo plazo que no puede exigir rentabilidad inmediata ni milagros. Al fin y al cabo, un cliente online espera una atención rápida y eficaz. Por eso es tan importante la referencia, el marketing cruzado y el boca a boca.

Detrás de cada historia de éxito hay un equipo sudoroso, que cada día se va a la cama tarde y con ganas de complacer a sus clientes.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios