BAQUIA

YouTubebebe, ese éxito

Hace apenas un año, Chad Hurley y Steve Chen eran un par de geeks de veintitantos años encerrados en su garaje, endeudados, pero también con un gran empeño: desarrollar una forma fácil para que los usuarios compartan sus propios vídeos en la Red. Y lo consiguieron. El resultado es YouTube, una de las webs con más éxito actualmente en Internet, informa la agencia AP.

Ahora flirtean con la fama y la fortuna, como si fueran pequeños magnates en una nueva era del entretenimiento en la que se confía en canales no convencionales como YouTube. La web es líder en compartir vídeos, disfruta de una gran audiencia y pone a prueba los límites tanto de la creatividad como de la monotonía, los derechos de autor o la obscenidad.

\”Proporcionamos un escenario donde todo el mundo puede participar y ser visto\”, explica Hurley, de 29 años. De hecho, YouTube es una ventana a la cultura popular. Se ha convertido en un espacio donde compartir desde los vídeos caseros protagonizados por adolescentes a producciones de Nike o del director de Superman returns, con el fin de estimular la demanda de sus productos.

A principios de abril, los internautas estaban subiendo cerca de 35.000 vídeos al día, según Hurley, con una audiencia que ve más de 35 millones de vídeos, la mayoría de los cuales duran de treinta segundos a dos minutos y medio. Cuatro meses atrás, se publicaban 8.000 vídeos y se llegaban a reproducir tres millones cada día.

El crecimiento ha sido espectacular, sobre todo gracias al boca-oreja, o mejor dicho, a la cantidad de referencias de usuarios que avisan a sus amigos o la familia de tal o cual vídeo que les gusta.

Muchos de los que han descubierto la web han decidido compartir también sus propios vídeos. El éxito de YouTube se ha disparado además gracias al aumento de las conexiones de banda ancha en los hogares, que hacen más práctico el consumo y la distribución de vídeos online.

Aunque YouTube fue la primera, grandes compañías como Google o Yahoo y algunas que empiezan como o Metacafe.com están intentando atraer la creciente popularidad entre los internautas de los vídeos online, algo que parece no preocupar a los emprendedores de YouTube. \”Estamos al frente de este cambio cultural\”, afirma Hurley, \”y no nos van a atrapar\”.

Muchos analistas comparan YouTube con MySpace.com, la comunidad para adultos y jóvenes que Rupert Murdoch adquirió el año pasado. Y es que YouTube atrajo mucha de su audiencia inicial entre los miembros de MySpace que buscaban compartir sus vídeos. MySpace ya ha añadido este servicio.

Otros ven algunas semejanzas con Napster, que permitía compartir archivos y bajarse música gratis, a menudo de forma ilegal. Al final tuvo que cerrar para acabar reconvertida en un servicio de venta de música legal. Como Napster, YouTube es gratis y está llena de vídeos de la televisión o de clips de película que violan las normas de copyright.

En algunos casos, estos mismos vídeos que incumplen la ley al colgarse en YouTube han ayudado a aumentar la popularidad de los originales emitidos en televisión. Así pasó en Estados Unidos con un fragmento del programa Saturday Night Live (NBC), que tuvo una gran repercusión en el colectivo de YouTube y que fue retirado, algo que la compañía siempre hace cuando hay problemas de copyright. Ahora se muestra gratis en NBC.com.

Por ahora YouTube no ha sido demandada, incluso los estudios de Hollywood tienen una buena visión de la compañía. Hurley y Chen esperan poder trabajar de forma más estrecha con los titulares del copyright para convencerles de que YouTube puede hacer crecer el interés.

De hecho, algunos estudios de cine cuelgan fragmentos de las películas como parte de sus campañas de marketing. YouTube ha hecho también alguna concesión y ha impuesto un límite de diez minutos a todos los vídeos, con el fin de evitar que se infrijan las leyes de forma masiva.

No ha pasado tanto tiempo desde que YouTube debutara el pasado mes de mayo con su primer vídeo, un clip del gato Pajamas de Chen, sólo meses después de que tanto él como Hurley se dieran cuenta después de una cena de que no existía una manera fácil de compartir vídeos online como sí la había de compartir fotos.

En febrero, YouTube tuvo nueve millones de visitas de EEUU con 176 millones de páginas; MSN Vídeo obtuvo 38, y Google Vídeo, 76.

De momento, los 25 empleados de YouTube subsisten con los 11,5 millones de dólares invertidos por Sequoia Capital, la misma firma que ayudó a que saliera a la luz Google. Hurley y Chen esperar empezar a vender publicidad pronto, como hace Google con su buscador. YouTube podría mostrar anuncios de productos relacionados con el vídeo que se reproduce.

Sin embargo, quizás esto presione más a la compañía para bloquear los vídeos pornográficos. Aunque estos vídeos violan la política de YouTube, la agencia AP encontró recientemente fragmentos de una mujer desnudándose y escenas que promocionaban otras webs pornográficas. YouTube retira estos vídeos en cuanto le llegan quejas, pero cuando miles de personas ya los han visto.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios