BAQUIA

Coche sin conductor, ¿una temeridad tecnológica?

Un coche sin conductor a todos nos resulta no sólo muy atractivo sino una idea brillante para evitar la molestia que supone la conducción para las personas.

Este fenómeno ya no es una moda, ni un prototipo, estamos hablando de una realidad, y si no, mirad el site www.cochesinconductor.com.

Coche sin condutor (Knight Rider)

Ahora toca analizar las consecuencias de la ausencia de conductor y tras una conversación con el experto en Derecho e internet, Javier De La Cueva González-Cotera, conocido por sus innumerables aportaciones a través de www.derecho-internet.org nos preguntamos:

Por ejemplo, ¿qué pasa cuando haya un accidente provocado por este tipo de vehículo con resultado de muerte? ¿Quién será el responsable penal? ¿El ocupante del vehículo que no conduce? ¿El propietario del vehículo que no está ni viajando? ¿El presidente de Google o de la Tecnológica que haya creado la tecnología que ha errado?

Alguien tiene que pagar las consecuencias y no sólo desde el punto de vista civil, sino también en la esfera criminal.

Otra pregunta con un poco más de intención: sabiendo que la tecnología funciona teniendo que discernir entre unos y ceros, y con algoritmos sencillos y complejos a la vez, ¿qué hará un vehículo cuando se encuentre con la tesitura de que tiene que golpear o bien a una estructura dura como otro vehículo sin conductor, o a una estructura blanda como puede ser un ser humano transeúnte?

Se producirán situaciones en las que la tecnología tendrá que tomar decisiones en décimas de segundo y tendrán consecuencias negativas, independientemente de la que se adopte.

Estas y otras muchas preguntas se formulan los expertos y se formularán tanto los juristas como los tecnólogos.

Las tecnologías son imprescindibles y aportan mucho bienestar, pero tenemos que saber cubrir todas aquellas circunstancias que impliquen una grave consecuencia negativa para la salud de las personas.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios