BAQUIA

FirstV1sion: “El mundo wearable en España está muy verde”

Después de saborear el éxito en la pasada Super Bowl, la startup catalana FirstV1sion continúa su camino en el ámbito deportivo. La empresa produce una cámara de alta definición con un sistema de transmisión RF profesional para que los espectadores de eventos puedan ver imágenes de calidad profesional desde un ángulo completamente nuevo, desde la perspectiva del propio deportista, haciendo las repeticiones y las mejores jugadas tengan un mayor grado de intensidad con momentos más inmersivos.

FirstV1sion fue una idea de José Idelfonso, que junto a Roger Antúnez, se puso manos a la obra para crear la idea que tenía en su cabeza. Más adelante llegó a Wayra, la aceleradora de Telefónica, y se unieron al proyecto como socios el futbolista Andrés Iniesta, del FC Barcelona, y el jugador de baloncesto Serge Ibaka, de Oklahoma City Thunder.

Actualmente la compañía tiene acuerdos de partnership con Euroleague Basketball, Liga Asobal de balonmano, Federación española de atletismo, Red Bull y Movistar TV. Baquía ha podido hablar con el presidente y cofundador de FirstV1sion, José Idelfonso. Aquí está la conversación:

Baquía: ¿Cómo fueron los inicios de FirstV1sion?

José Idelfonso: Yo trabajaba en publicidad como director creativo para la Liga BBVA. Se me ocurrió que estaría bien poder ver lo mismo que una estrella deportiva al jugar. Empecé a investigar y me di cuenta que era un reto tecnológico muy bestia y que no había ninguna tecnología que lo pudiera hacer. Cuando salí de la agencia de publicidad decidí poner esto en marcha, investigar, desarrollar la patente y hacer equipo. Encontré a Roger Antúnez, mi socio, que es ingeniero, y me completó muy bien. Yo no soy ingeniero, tenía ideas, pero Roger me bajó a la tierra y puso un desarrollo tecnológico en marcha. Desde el primer momento nos compenetramos muy bien.

Empezamos con mis ahorros, 15000 euros, hasta que entramos en Wayra. Era básicamente para ir pagando los prototipos y gastos de viaje. Supervivencia máxima. Luego entramos en Wayra y ganamos un concurso de Intel, y llegó un poco más de inversión.

B: ¿Qué supuso entrar en Wayra?

J.I.: En abril de 2014 entramos en Wayra Barcelona. Fue un chute de moral, de energía y cumplió exactamente su función. Nos aceleró mucho, hizo que no los creyésemos y nos dio mucha visibilidad. Todo lo que toca Telefónica y Wayra tiene mucho eco. Dentro de Wayra también encontramos un montón de gente como nosotros, profesionales, que nos dieron el empujón necesario.

FirstV1sion, entrevista

B: ¿Cómo llegasteis a firmar los acuerdos con la Euroliga, la liga Asobal o la Federación de Atletismo?

J.I.: Picando mucha piedra. Hay un reto tecnológico, pero sobre todo hay un reto de acceso a competiciones que no es nada fácil. Todas ellas tienen sus vías de acceso y unas necesidades. Algunas accedimos gracias a Wayra, como la Liga Asobal, las demás por nuestra cuenta: insistencia, búsqueda de contactos, demostraciones, ofrecer pilotos a bajo coste… Así es como se abren las puertas. Todo el mundo quiere probarlo, pero esa primera prueba es conflictiva.

Nadie quiere probar una nueva tecnología y pagar el precio que tiene hasta no verla con sus propios ojos

B: ¿Por qué es conflictiva la primera prueba?

J.I.: Nadie quiere probar una nueva tecnología y pagar el precio que tiene hasta no verla con sus propios ojos. Somos muy novedosos y tenemos que consultar primero si se puede utilizar en la competición con el comité de árbitros, tienen que probarla los entrenadores, los jugadores, los clubs… No es sencillo. No es como si una productora de televisión cogiera una cámara normal; la nuestra implica más cosas y eso hace que las primeras pruebas sean más duras. Sin embargo, una vez superada, lo que nos ha pasado hasta ahora, es que la gente queda contenta. En caso de la Euroliga, este año repetimos Final Four porque quedaron encantados.

B: ¿Qué ve el espectador, cómo funciona?

J.I.: A veces son repeticiones y otras veces se pincha en directo. No es una cámara que pueda aguantar mucho tiempo. Funciona bien en las repeticiones porque te da una visión única y, si se pincha en directo, mejor hacerlo cuando se va a tirar un tiro o cuando celebra algo con los compañeros un jugador. Lo que ocurre es que el realizador tiene que aprender cuándo utilizar la cámara y el lenguaje de la misma, ya que es diferente al resto de las cámaras.

B: ¿Cuál es el objetivo de estas cámaras y con qué actores de un evento deportivo se usa?

J.I.: Se usa en realidad con quién nos deja la competición. Nuestro objetivo son los jugadores, pero es donde más complicado es meter tecnología y donde nosotros somos más diferenciales. No hay nadie que utilice un sistema como el nuestro en jugadores. Pero si tiene que ser en árbitros pues también lo aceptamos.

Los jugadores no tienen la sensación de llevar una camiseta normal, es algo distinto.

B: ¿Puede llegar a molestar al deportista? ¿Habéis recibido alguna queja?

J.I.: Nadie ha dicho que sea una experiencia negativa. Nosotros les pedimos que sean muy sinceros porque nosotros mismos tenemos que ser sinceros con el producto. El feedback ha sido siempre positivo. Lo que sí te dicen es que no es como jugar sin nada. Te comentan que pueden jugar con ello, no les importa y van a jugar igual, pero no también dicen que no tienen la sensación de llevar una camiseta normal, que es algo distinto.

Por ejemplo, en el último test que hicimos con Red Bull en hockey sobre hielo, el jugador que llevó Firstvision llegó a ser MVP del partido. En el campeonato de España de atletismo, tres atletas utilizaron nuestras cámaras y ganaron medallas. Es decir: no afecta al rendimiento, no es dramático, pero son sinceros y te dicen que tiene que ser idéntico a llevar una camiseta normal.

Trabajaron con GoPro: la cámara se puede caer en el hielo, astillar y ser un peligro real para los deportistas.

B: ¿Las cámaras, con el trote de la competición, aguantan bien?

J.I.: Se rompen mucho. Es parte del negocio. Es imposible hacer un producto indestructible, seguro y flexible. Hacia ahí es donde tiene que ir la tecnología. Nosotros alquilamos y así se sienten mejor los clientes. Asumimos que se rompen. Alquilamos y nos encargamos de hacer las reparaciones necesarias después del partido.

B: ¿No corre peligro el jugador?

J.I.: No. Son piezas incrustadas en protecciones. La electrónica la utilizamos como un esqueleto de la protección. Todo va acolchado. Es imposible que pueda saltar alguna pieza. En hockey sobre hielo es lo que gustó en un principio. Nos dijeron que habían trabajado con GoPro y además de no ser segura, la cámara se puede caer en el hielo, astillar y ser un peligro real para los deportistas.

El mundo wearable en España está muy verde

B: ¿Cómo ves el diseño de wearables en España?

J.I.: En España no hay demasiado wearable. Somos de las pocas empresas españolas que desarrollan hardware en comparación con las que hay de software. En Wayra habremos coincidido con 15 empresas y solo una de hardware. El mundo wearable en España está muy verde. Hacer wearable es muy exigente porque si de verdad estás haciendo revolucionario necesitas hacer tecnología flexible y es muy caro. Solo lo puedes producir fuera y supone una barrera muy fuerte.

B: ¿Cómo es el sueño americano de FirstV1sion?

J.I.: Fuimos finalistas del concurso realizado por la NFL y Tech Crunch. No llegamos a ganar el premio, aunque el jurado nos dijo que había estado muy reñido. Lo positivo es que nos ha servido para hacer contactos y vamos a hacer una prueba con Dallas Cowboys.

El mercado americano es el más atractivo, pero no es el mercado más potente para nosotros. Es más atractivo porque las barreras de entrada son menores, pero en cuanto a volumen tienen menos partidos que en otros lugares, salvo la NBA. Sería mucho más rentable entrar en las ligas europeas de fútbol, que en la NFL, por ejemplo, donde se juegan menos partidos. El mercado americano no es la panacea en cuanto a negocio, pero tenemos muchas esperanzas de entrar en la NBA, NFL, NHL y MLS, claro.

En la LFP hay una maraña de burocracia que hace muy complicado todo

B: ¿Es mucho más factible entrar en la MLS antes que en la LFP?

J.I.: Absolutamente. Tenemos relación con la LFP desde hace tiempo y están enamorados del producto, pero la complejidad está con la UEFA, la FIFA, la RFEF y el Comité de Árbitros. Hay una maraña de burocracia que lo hace muy complicado y va a tardar más.

En Estados Unidos son dueños de su competición. Te reúnes con alguien de la MLS y esa persona va a decidir si se implanta o no. Pero te reúnes con una persona de La Liga, y esta se tiene que reunir con alguien de la Federación, que a su vez tiene que juntarse con alguien de la UEFA, y luego con el comité arbitral. En Europa hay un rechazo a la tecnología y en Estados Unidos se entiende bien. Entienden que es un show y ese show está por encima de cualquier cosa.

B: ¿La Euroliga no abre la puerta para entrar en la Liga Endesa?

J.I.: Sí. Tenemos hecho la hoja de ruta de cómo vamos a acceder. Tenemos los contactos. Pronto estaremos en Liga Endesa porque están interesados y tenemos el precedente de la Euroliga.

B: ¿Cómo entraron en el proyecto Iniesta e Ibaka?

J.I.: Ambos son socios. En el caso de Andrés, nuestro abogado tenía contacto con su padre. Me reuní con él y tuvimos mucho feeling. Andrés nos conoció y decidió entrar porque les gustó la gente que había detrás del proyecto y el concepto.

En el caso de Ibaka, se nos acercaron sus representantes y ocurrió lo mismo: una ilusión compartida. Este tipo de inversiones de parte de jugadores de élite dependen de una ilusión compartida del equipo y del deportista. Ellos no hacen este tipo de movimiento por una cuestión económica, sino que lo hacen porque les gusta lo que estamos haciendo y quieren formar parte.

Si quieres hacer algo con el Barça, lo primero que te preguntan cuántos millones les vas a pagar

B: ¿Utilizan o podrán utilizar la tecnología estos dos jugadores?

J.I.: Hemos hecho pruebas con ellos y algún vídeo. Pero tienen una restricción enorme de sus clubes. Sobre todo en el caso de Andrés. Iniesta tiene como filtro la competición y el propio club. No por el hecho de utilizar tecnología, sino por cualquier contrato de patrocinio con una marca. Todo lo que quieras hacer con el Barça que suponga una marca detrás supone firmar un supercontrato. No facilita las cosas a una empresa pequeña. Se nos mide con el mismo rasero que a empresas grandes como GoPro. Si GoPro quiera hacer algo con el Barça, lo primero que preguntan es cuántos millones les van a pagar. Con nosotros es lo mismo.

B: ¿Cómo se presenta el futuro de FirstV1sion?

J.I.: Nos gustaría entrar en otros mercados, como el de la música. Nos gustaría hacer directos de música y mostrar lo que ve el cantante. Pero sobre todo tenemos muchas ganas de afianzarnos en una competición y poder cerrar un contrato potente que nos dé una estabilidad. Ahora tenemos una versión del producto que es la mejor que hemos podido hacer con los recursos que tenemos, pero el plan es tener versiones para cada deporte.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios