Espere un momento por favor. Esta accediendo a Baquia con sus credenciales de Facebook

Creative Commons y la muerte de la propiedad intelectual

Publicado por en
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 14587
  • 0 Comentarios
  • Suscribirse a las actualizaciones
  • Imprimir

El lunes 24 de enero tuvo lugar en Madrid una presentación oficial de las licencias Creative Commons (CC), con motivo de los cien días de la "trasposición" de dichas licencias a la ley española. El evento se centró en explicar el contenido de las mismas y en motivar a los artistas para publicar sus obras bajo CC.

Las licencias CC significan principalmente que el autor se reserva "algunos" derechos sobre su obra, y otros los cede sin necesidad de otorgar un permiso expreso. Tanto el copyright como CC se basan en el concepto de propiedad intelectual, con la diferencia de que bajo CC, el autor -y no sus editores-, decide qué hacer con los permisos que otorga sobre su obra.

El marketing de Creative Commons

Lo curioso es que el marketing de Creative Commons se basa en la posibilidad de que otros autores puedan "reutilizar" las obras de arte existentes sin pedir permiso, facilitando así el proceso creativo (vídeo promocional en español). Digo curioso, porque nadie dudará de que el debate generado por el Copyleft tiene "poco" que ver con esto. Si fuera así, no interesaría más que a unos pocos creadores más o menos "activistas". Pero la moda del Copyleft viene, no nos engañemos, de encontrar una vía legal y "moral" para compartir música (o vídeo) en redes P2P (¿qué tiene que ver una cosa con la otra?).

Creative Commons parece jugar con una estrategia de marketing sibilina: como existen autores a favor y en contra del copyleft, centra su mensaje en el hecho de la reutilización de las obras sin permiso expreso del autor, algo que nadie puede rechazar. Discutir de qué vivirá el autor cuando no se pueda ya vender su recipiente se lo deja a Cory Doctorow. Así, las licencias CC parecerían una especie de sarao para artistas minoritarios que "samplean" a otros artistas mayoritarios. No olvidemos pues, que el interés mediático sobre el Copyleft no tiene que ver con nimiedades como el plagio de los posts de un weblog. Tiene que ver con la deriva de la industria discográfica, por ahora, cinematográfica, en breve, y editorial, de aquí a poco.

El futuro de la propiedad intelectual

Las licencias CC permiten el uso particular sin fines comerciales, de forma que si yo publico un mp3 en Internet bajo CC, permito que se use mi obra, sin cobrar nada a cambio, excepto si se busca ánimo de lucro. La cuestión es que en un futuro, nadie se podrá "lucrar", excepto a través de algún tipo de representación en vivo. Si todos los artistas decidieran publicar electrónicamente sus obras bajo CC, nadie pagaría por el uso particular de la obra, salvo en el caso de que se busque un continente específico (un libro en edición rústica, por ejemplo). Lo terrible de la tecnología es que está acabando con los continentes. Ha empezado por el disco (solo algún nostálgico comprará en el futuro vinilos o CDs), y terminará por el libro, cuando se dé con la tecnología adecuada para leer textos electrónicos.

Si por propiedad entendemos algo que se puede transferir, y en un sistema de mercado, vender, nos encontraremos con que la propiedad intelectual se trasformará en "autoría intelectual", sin propiedad alguna detrás con la que mercadear. O sea, la muerte de la propiedad intelectual como la conocemos. A lo que algún trabajador intelectual añadirá: "por qué yo no, y un carpintero sí". Porque el carpintero puede.

Decía Jose Antonio Millán en su intervención que haber publicado su último libro de relatos bajo CC le proporcionará un ejército de entusiastas evangelistas de su obra. Pero, ¿qué ocurriría si todos los autores hicieran lo mismo, y las ediciones impresas de los libros fueran algo del pasado? Conferencias, artículos, columnas. Total, a día de hoy muy pocos creadores son capaces de vivir únicamente del fruto de su obra comercializada por editoriales o discográficas. Y calificar de artista a un autor de best-sellers quizá sea menos acertado que considerarlo un simple trabajador creativo de la industria editorial.

Políticamente correcto

Lo curioso es que nadie quiere perder la autoría (y permitir por tanto el plagio). Hasta el más comunista de los artistas defiende el derecho a ser reconocido como autor, lo cual puede suscitar cierta contradicción, porque la autoría sigue siendo una especie de propiedad, directamente contraria a principios comunistas como el "de cada cual según su capacidad, a cada cual según sus necesidades". Si todo es de todos, y yo tengo la capacidad de crear algo bueno, por qué no compartir mi autoría con el mundo, que al fin y al cabo ha sido la musa de mi obra.

Independientemente de que los defensores del procomún vean en el Copyleft la vuelta de la utopía, o de que el señor Gates demonice a todos por igual, abriendo heridas entre los que abogan por unas reglas de mercado distintas, lo cierto es que la industria del software, del hardware y de las telecomunicaciones está minando el terreno en el que juegan las otras industrias mencionadas más arriba, y también el campo que pisan los creadores artísticos desde la creación del copyright. La tecnología destruye los continentes, y devuelve el contenido al Mundo de las Ideas, al inasible éter del ciberespacio. Con la diferencia de que a.C -antes del copyright- la obra existía únicamente en el efímero instante de su reproducción y ahora habita la perenne memoria común de Internet.

Por qué fomentar el uso del P2P en nuestros hijos

Criminalizar el uso del P2P es querer cambiar las leyes contra natura. Cuando mi hija tenga la edad suficiente para comprenderlo, le contaré la historia de un conde cuyo hijo sufrió una enfermedad que lo dejó enano para toda la vida, y se empeñó en convencer al rey para obligar a todos sus súbditos a caminar en cuclillas por la ciudad.

La propiedad intelectual tiene los años contados. La autoría intelectual permanecerá. La industria musical se integrará en otras industrias del entretenimiento, diluyendo las barreras entre la producción, el concepto tradicional de la distribución y la promoción. Bisbal será un generador de ingresos ahora y más adelante, cuando la propiedad intelectual ya no exista: conciertos, merchandising, publicidad, etc. Muchas más personas terminarán viviendo del arte, con honorarios similares a los del trabajador de a pie, gracias a que mucha gente pagará a los autores directamente para descargarse sus creaciones (mecenazgo popular). Sólo las actuaciones en vivo (conferencias o conciertos) asegurarán ingresos recurrentes a los autores.

Quizá la profesión de cómico y artista -los familiares de Molière tuvieron que pedir un permiso especial al rey para enterrarlo en un cementerio- vuelva a pisar tierra firme. Quizá mi hija pueda finalmente descargar la música que quiera de forma gratuita sin los remordimientos que se empeñan en crear a su padre.

Blog: Abladias.com

0

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Sábado, 22 Noviembre 2014

Calendario de Posts

Loading ...

Últimos comentarios

Muy buen aporte "paginasweb". Me encuentro con empresas con mucho potencial en cuanto a la calidad d...
Lo que dices es muy cierto Rodolfo. En España está mal visto ser vendedor, pero creo que es por la f...
Yo estoy ciertamente contento con él, no te arrepentirás. Además lo de que arranque tan rápido y que...
excelente producto, lo voy a adquirir
Debemos de entender para que queremos nuestro sitio web, ya que este puede ser solo una carta de pre...

Bloggers más activos

Redacción de Baquía
25473 post(s)
...
Rodolfo Carpintier
3923 post(s)
Llevo más de 30 años online. Primero utilizando Co...
Alba Barrera
154 post(s)
...
Manuel Daza
140 post(s)
Soy un apasionado de la tecnología y de los negoci...
Javier Lorente
30 post(s)
Soy Ingeniero de Teleco reconvertido, apasionado d...