Espere un momento por favor. Esta accediendo a Baquia con sus credenciales de Facebook

"No creo que las grandes corporaciones acaben controlando Internet"

Publicado por en
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 5272
  • 0 Comentarios
  • Suscribirse a las actualizaciones
  • Imprimir

Menuda, de aspecto frágil y pulcramente despreocupado, Esther Dyson está considerada como una de las mujeres más importantes de Internet. Columnista, conferenciante, editora de la conocida newsletter "Release 1.0", presidenta del ICANN (cargo que dejará en los próximo días), autora del best seller "Release 2.0", consejera de administración de varias startups, inversora de riesgo... una actividad frenética que la lleva a viajar por todo el mundo más de tres cuartas partes de su tiempo.

Recientemente estuvo en Barcelona con ocasión del High Tech Forum, uno de los encuentros que organiza anualmente, y realmente esta mujer no para: por poco transcurren los tres días del encuentro sin que tuviéramos más de cinco minutos seguidos para sentarnos y charlar. Finalmente, en la tarde del último día la vemos (¡sorpresa!) sola. Está sentada delante de su ordenador portátil luchando para poder conectarse a Internet para bajarse no sé cuantos megas de correo electrónico acumulado, porque desde que llegó a Barcelona no había conseguido hacerlo por la lentitud y los fallos de la conexión. "Bienvenida al club", pienso para mis adentros. Finalmente consigue conectarse, y por lo menos la buena noticia es que la descarga de su email nos proporciona unos pocos minutos de tranquilidad en los que mantener una breve conversación en la que, desgraciadamente, algunos temas se quedan en el tintero para una próxima ocasión.

P. ¿Cómo valoras la edición de este año del High Tech Forum? ¿Qué tal ha ido todo, incluyendo coche bomba y manifestaciones?

R. Estoy muy contenta de estar en Barcelona, aunque desgraciadamente he estado enormemente ocupada con la conferencia, así que prácticamente no he tenido ni un momento libre para ver la ciudad. Mañana, una vez se haya acabado todo, iré a hacer unas compras de cosas que necesito, y espero aprovechar para ver alguna cosa. En cuanto al desarrollo propiamente dicho de la conferencia, estoy razonablemente contenta. Ha estado muy bien, pero no ha sido perfecta, lo que significa que habrá que trabajar para que el próximo año sea aún mejor.

¿También en Barcelona?

No; cada año la hacemos en una ciudad diferente. Hasta ahora la hemos hecho en Lisboa, Copenhague, Praga, Budapest… La gente prefiere ir a ciudades diferentes para poder conocer sitios distintos.

Hay tantas y tantas cosas que hablar con alguien como tú, alguien que conoce tantas cosas sobre Internet... y especialmente cuando el escenario cambia día a día. [de hecho, mientras el otro día venía hacia aquí, para la inauguración del Forum, me decía a mí mismo: "Uno de los temas que no puedo dejar de hablar con Esther es sobre Napster", y en ese momento se acababa de anunciar el acuerdo con Bertelsmann]. En tu opinión, ¿cuál es la que podríamos llamar "cuestión principal", el aspecto más preocupante actualmente en cuanto a Internet?

En realidad, más que Internet en sí misma lo que me preocupa es el comportamiento de las personas que lo utilizan. Y esta inquietud es tan importante que, de hecho, no puedes permitirte el lujo de preocuparte; simplemente tienes que hacerte a la idea de que las cosas son así, y aprender a convivir con ello. En cuanto a temas concretos, para mí lo más importante es cómo generamos confianza: lo más apasionante de Internet es que te permite comunicarte con cualquiera aunque muchas veces sea con personas a quien no conoces y que, por tanto, no sabes si puedes confiar en ellos. Por ello, tenemos que crear sistemas de acreditación, de identificación; toda una serie de infraestructuras que permitan regular los aspectos sociales del ciberespacio.

Y en tu opinión, ¿debe ser el sector privado o los poderes públicos los que se han de ocupar de esto?

Creo que debe ser el sector privado porque, si no hacen el trabajo adecuadamente, siempre pueden encontrarse alternativas. Cuando es un gobierno el que no hace bien su trabajo, estamos literalmente "atrapados", no se puede encontrar una vía alternativa

Por lo menos hasta las siguientes elecciones...

Bueno, eso en los países democráticos, porque hay países en los que el gobierno es permanente... así que debe ser el sector privado en régimen de competencia el que regule lo relativo al ciberespacio. La competencia en el sector privado es muy positiva, porque limita el poder. En los gobiernos, el poder viene limitado por la democracia, pero desgraciadamente ésta no siempre funciona bien en todos los países, y a veces no existe en absoluto.

¿Pero eso no nos conduce a un escenario en los que pocas y muy poderosas mega-empresas lo controlen absolutamente todo?

No creo que las grandes corporaciones acaben controlándolo todo: en definitiva, están compuestas por personas, y las personas siempre pueden abandonar las grandes corporaciones para montar sus propias empresas o hacer otras cosas. Uno lee lo que hacen las grandes corporaciones en Internet, pero en realidad hay millones de personas corrientes haciendo cosas en la Red, sólo que no se habla sobre ello en los medios de comunicación. En Internet, el tráfico más importante proviene de quienes envían emails a sus novias o amigos, publican poesías, o cuelgan fotos de sus mascotas; pero no se suele hablar sobre ello, del mismo modo que tampoco se habla de la mayoría de personas que cada día comen en casa y sólo se habla públicamente del número de personas que lo hacen en McDonalds. En Internet hay muchísimas más cosas que el comercio electrónico, lo que ocurre es que no tienen tanta visibilidad.

Hay un asunto especialmente polémico, como es el de los impuestos...

Cierto, y curiosamente no hemos hablado de él en ninguna sesión, no ha dado tiempo...

En cualquier caso, ¿crees que las transacciones que tienen lugar en Internet deben estar gravadas con impuestos, como las que ocurren en el mundo físico?

Más que Internet, me preocupa el comportamiento de las personas que lo utilizan

En el ciberespacio, las operaciones acabarán siendo gravadas, no por los gobiernos, sino por entidades mercantiles en forma de honorarios por las transacciones realizadas a través suyo. Si son las entidades mercantiles, es decir el sector privado, quienes proporcionan servicios propios de los gobiernos, como regulación, autentificación, resolución de conflictos, etc., lo que estas entidades cobren por realizarlos son, en cierto sentido, un impuesto.

Cuando un gobierno cobra impuestos, lo hace con el objetivo de proveer a los ciudadanos de servicios básicos (educación, sanidad, seguridad, etc.); si esas funciones propias de los gobiernos son realizadas por las propias empresas, los honorarios que cobran por hacerlas (sean en forma de comisiones, de pago directo o cualquier otra) son una especie de "impuestos privados". Con la ventaja de que, a diferencia de los tributos tradicionales, son voluntarios: nadie está obligado a realizar las transacciones a través suyo y, si no está contento con su servicio, siempre puede acudir a otra empresa de la competencia. En el mundo real, nadie puede escaparse de pagar los impuestos al gobierno de su país.

Pero sí existen transacciones que se producen de forma paralela en Internet y el mundo real. Por ejemplo, cuando uno compra un libro en Amazon.com o en una librería física.

Los gobiernos tienen ante sí un problema complejo, en primer lugar porque han de tener mucho cuidado con no establecer unos impuestos que comprometan el crecimiento de la economía digital; pero, sobre todo, porque en las ventas que tienen lugar en Internet es muy fácil desviar las transacciones a ubicaciones libres de impuestos. Pero de un modo u otro para estos casos acabarán estableciendo algún sistema impositivo.

Un tema controvertido es el de la seguridad, como demuestra el muy reciente episodio de Microsoft, que fue atacado por unos hackers. ¿Crees, como opinan personas como Bruce Schneier, que es imposible que Internet sea seguro al 100%?

Por supuesto que es imposible. La vida misma no es segura al 100%; la única manera de que lo fuera sería eliminar a las personas...

Ciertamente, un precio elevado...

(Risas) Sí. El problema no es Internet, sino las personas. Al igual que ocurre con la privacidad, hay que ser lo suficientemente maduro como para aceptar que, igual que ocurre en el mundo real, va a haber problemas y que habrá que convivir con ellos.



Otro de los temas candentes es el de la brecha digital; es sorprendente ver que muchas personas están preocupadas por lo que ocurre en zonas como Latinoamérica o Asia, y están trabajando para reducirla; pero casi siempre porque son ejecutivos de empresas puntocom que provienen de esas zonas. En cambio, bien sea porque hay tan pocos profesionales de origen africano trabajando en empresas de Internet, o bien sea por otro motivo, lo cierto es que a veces parece que nadie se acuerda de África. Incluso hay quienes públicamente han llegado a afirmar que no hacen nada porque, desgraciadamente, el problema africano no tiene remedio... ¿no crees que es espeluznante oír este tipo de afirmaciones?

Sí que parece que existe una mayor preocupación por ciertas áreas, pero afortunadamente hay quienes también están trabajando para que zonas como África utilicen la tecnología no como una solución en sí misma, sino como una herramienta para facilitar la resolución de sus problemas, ciertamente serios. Aquí mismo tenemos a alguien como Teresa Peters, de Bridges.org, que están haciendo muchas cosas en este sentido. Hay que ser muy conscientes de que no se puede solucionar de golpe los problemas de todo un continente, y que la solución no está únicamente en proporcionar acceso a Internet o a la tecnología en general, sino que ésta es una herramienta; muy útil, pero sólo una de ellas.

Y estando donde estamos, me gustaría que me dieras tu opinión sobre España. ¿Cuál crees es su papel en cuanto al ciberespacio? ¿Debe mirar más a Europa o, por el contrario, convertirse en el puente hacia Latinoamérica? ¿Se están haciendo las cosas adecuadamente?

(Piensa) Verás: no tengo tanto en cuenta a los países o las zonas geográficas como a las empresas. En este sentido, España es un entorno en el que se encuentran unas determinadas empresas, y la cuestión es lo que acaben consiguiendo hacer en el mundo digital.

Temas relacionados:
  • "Secretos y mentiras", o la imposible seguridad en la Red Salon
  • 0

    Comentarios

    • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

    Deja tu comentario

    Invitado Miércoles, 30 Julio 2014

    Calendario de Posts

    Loading ...

    Últimos comentarios

    Muy interesante este artículo Javier, además de que desconocía por completo la historia jejeje, acos...
    De acuerdo contigo Rodolfo, si hay dos verdades hoy en día (además de las que ya enunciara Einstein)...
    Y si es capaz de hacer eso con productos "mediocres", como se le critica, no imagino que va consegui...
    Muy interesante!! El post refleja las distintas tendencias de compra de hombres y mujeres y nos ha...
    Mariano Mairena
    Hola: Tampoco dice nada que supiéramos hace tiempo al respecto, lo veo un poco simple

    Bloggers más activos

    Redacción de Baquía
    25477 post(s)
    ...
    Rodolfo Carpintier
    3910 post(s)
    Llevo más de 30 años online. Primero utilizando Co...
    Alba Barrera
    154 post(s)
    ...
    Manuel Daza
    98 post(s)
    Soy un apasionado de la tecnología y de los negoci...
    Javier Lorente
    27 post(s)
    Soy Ingeniero de Teleco reconvertido, apasionado d...