BAQUIA

Estonia, primer país que organiza unas elecciones legislativas por Internet

Con este método se podría terminar la lucha contra la nieve y el frío para llegar hasta las oficinas electorales en este país báltico, con buena reputación tanto por sus progresos tecnológicos como por ser el menos corrupto de Europa central y oriental.

“Es la primera vez en el mundo que se llevará a cabo el voto por Internet en unas elecciones legislativas nacionales”, declaró Ulle Madise, miembro de la comisión electoral nacional. Cerca de 940.000 electores estonios pudieron remitir sus papeletas de voto electrónico hasta el pasado miércoles; los que no lo hayan hecho podrán votar el domingo de forma tradicional.

Para responder a los temores de los que apuntan a que puede haber ciertas presiones sobre los votantes por Internet en sus casas o lugares de trabajo, desde donde pueden enviar su voto, la ley autoriza a los electores a rectificar su elección si así lo desean el día del escrutinio tradicional metiendo su papeleta en la urna.

La posibilidad de modificar el voto electrónico debería disuadir a los que estén tentados de influir sobre los votantes a través de la Red

La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), que vela por el buen desarrollo de las elecciones en Europa, está un poco perpleja por los métodos de vigilancia de este nuevo modo de escrutinio.

“Es realmente nuestra primera experiencia en elecciones online”, reconoce bajo anonimato un responsable de la organización. “Vamos a seguir el uso del voto por Internet, pero no podremos entrar en el propio sistema de voto electrónico”, afirma.

“Debemos determinar si las medidas de transparencia son suficientes para garantizar la imparcialidad. Surgen también preguntas sobre la seguridad del voto electrónico, pero no queremos entrar en el sistema, porque haría falta tener competencias técnicas muy especiales. El voto electrónico requiere una confianza pública, como cualquier otro sistema”, añade la fuente.

Según Ivar Tallo, director de e-Governance Academy -una ONG estonia encargada de promover la informatización-, los estonios no tienen razones para desconfiar del voto online.

“Los estonios confían en sus transacciones financieras por Internet, envían sus declaraciones de impuestos por Internet, hacen transferencias económicas a través de bancos electrónicos… ¿Por qué iban a desconfiar del voto por Internet?”, se pregunta Tallo.

Para votar los electores pueden utilizar su PC o el ordenador de su oficina, usando un carnet de identidad electrónico que casi todos los estonios poseen. El carnet debe ser introducido en un lector electrónico, disponible por unos 6 euros. La firma electrónica será necesaria para confirmar la elección expresada en la papeleta online.

En las elecciones locales de 2005, casi el 2% de los estonios votó por Internet. Actualmente un 82% usa la Red para enviar sus declaraciones de impuestos, pero Tallo es prudente respecto a la posibilidad de que se alcance rápidamente una tasa similar en las elecciones. “No tenemos comicios todos los años, y la participación no es obligatoria”, subraya.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios