BAQUIA

El futuro de la industria del porno y la realidad virtual, de la mano

Es por todos sabido que los sistemas de realidad virtual que están por ser lanzados en este año 2016, Oculus Rift, HTC Vive y PlayStation VR, no van a ser baratos. Con un único precio desvelado de manera oficial, los casi 600 dólares que costará el sistema de Facebook, llega la hora de valorar qué utilidades ofrecerán y si realmente se tratará de unos dispositivos lujosos o merecerán su alto coste.

Porno y la realidad virtual se unen con dispositivos como este

Imagen propiedad de la compañía Twerking Butt.

Muchas industrias enfocadas al entretenimiento se encuentran ya preparando sus productos para hacerlos compatibles con los sistemas de realidad virtual, pero si hay una que lo está haciendo con mayor énfasis es la pornográfica, como se extrae de un estudio realizado y publicado por el medio digital VentureBeat.

De acuerdo a los datos extraídos gracias al servicio SimilarWeb, las páginas especializadas en publicación de contenido para adultos con características de realidad virtual han experimentado en el año 2015 un crecimiento de más del 200 por ciento, aumento que tuvo su pico en noviembre del citado año con un registro de más de tres millones de visitas durante ese mes.

Los dispositivos de realidad virtual podrían ser el futuro de la pornografía

Gráfica del crecimiento experimentado en las visitas de páginas web con contenido pornográfico de realidad virtual.

Con estas cifras es lógico utilizar la posibilidad de reproducción de este tipo de contenido como un baremo a la hora de valorar qué dispositivo de realidad virtual logrará un mayor éxito en el momento de su lanzamiento. Mientras que el sistema de Sony parece que será cerrado a la utilización con su consola PlayStation 4 (lo que da a entender que no se podrá acceder a contenido para adultos con total libertad), Oculus y HTC han mostrado una mayor libertad en la implementación de sus sistemas con software y librerías desarrolladas por los propios usuarios.

Cine, sexo y realidad virtual

El gran reclamo que la industria pornográfica puede suponer para los sistemas de realidad virtual han saltado en varias ocasiones al cine. Un ejemplo está en la película Demolition Man, donde el guion llevaba a los espectadores a un futuro sin violencia y sin relaciones sexuales. En la cinta, un rudo Sylvester Stallone y una ingenua Sandra Bullock utilizaban un sistema similar a la realidad virtual en el que, utilizando un casco, insertaban supuestas imágenes de carácter íntimo a los personajes que interpretaban los dos actores. Huelga decir que ni los propicios días, las multas de créditos por lenguaje obsceno, las tres conchas, ni, por supuesto, este tipo de sexo sin contacto fueron del agrado del héroe de acción.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios