BAQUIA

Herramientas para resucitar tuits que amenazan tu reputación online

Cada vez queda más claro que el rastro digital que dejamos como usuarios a través de las redes sociales tiene y seguirá teniendo en los próximos años un papel cada vez más importante en nuestras vidas. Anoche todos los medios deportivos se hacían eco del caso de Sergi Guardiola, el joven al que el FC Barcelona rescindió el contrato tan sólo tres horas después de haberlo firmado por culpa de unos tweets del pasado, en los que insultaba al club blaugrana y a Cataluña.

Herramientas para resucitar tuits

Si el joven Guardiola pensaba –como tantos otros personajes públicos, deportistas y políticos, que han pasado últimamente por situaciones similares— que por haber borrado aquellos desafortunados mensajes de su timeline en Twitter quedaba libre de pecado, se equivocaba, y es que actualmente existen tantas herramientas para eliminar tweets arrepentidos como aplicaciones para recuperarlos.

Twitter es la red social de la brevedad y la inmediatez, no necesitamos ni un minuto para postear 140 caracteres de los que podemos arrepentirnos al segundo siguiente; y no por quedar enterrado en toneladas de nuevos tuits significa que vaya a caer en el olvido. Para refrescar nuestra memoria, y ver si tenemos en nuestro timeline algún post o retuit indeseado podemos acceder a través de Twitter Archive a nuestro archivo completo comunicaciones almacenadas por la propia red social. O podemos hacerlo de forma más rápida con TwimeMachine, una aplicación web externa que permite acceder hasta un total de 3.200 posts.

Herramientas como Snap Bird son especialmente útiles si lo que queremos es resucitar tuits del pasado de otros usuarios; permitiendo buscar tanto publicaciones como favoritos y menciones. Con distinta calidad de interfaz pero misma funcionalidad encontramos también Back Tweets, con la particularidad de que sólo rastrea exclusivamente tuits que incluyen enlace.

Twitter ya no deja resucitar tuits

Hace apenas un par de semanas asistíamos al cierre una de las herramientas analíticas de redes de referencia, Topsy, que entre otras muchas funcionalidades permitía consultar el historial de tuits de una cuenta –durante un periodo limitado de tiempo, horas o como mucho unos pocos días— aunque ésta hubiera sido borrada.

Actualmente, la URL de Topsy redirige automáticamente a la web de support de Apple, quien hace un par de años adquirió la compañía por 200 millones de dólares. Algo similar les ocurría a herramientas como Politwoops o Diplotwoots este pasado verano, a quienes Twitter dejó de permitir el acceso a su API para recuperar tuits eliminados de sus usuarios alegando que “eliminar ‘tuits’ es una expresión de la voz del usuario” también.

Por lo tanto, de momento queda recurrir a los trucos tradicionales como por ejemplo acudir a la cache de Google que durante unos días guarda estados anteriores de las urls y donde los tuits y cuentas borradas siguen almacenados horas después de haber sido eliminadas.

Y no hay que olvidar que si nuestro perfil es público, cualquier persona por diversos intereses puede haber conservado pantallazos de algún tuit que más tarde puede traernos más de un quebradero de cabeza. Por eso, si queremos proteger mejor nuestra privacidad en Twitter siempre podemos optar por un perfil protegido o proteger tus tuits.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios