BAQUIA

La evolución tecnológica en 50 años de Super Bowl

La espectacularidad de la liga NFL no sólo reside en la calidad de sus jugadores, 50 años de Super Bowl han dado lugar a la integración de cámaras Eye Vision 360º, Microsoft Surfaces y apps para espectadores.

La evolución tecnológica sufrida en las Superbowls.

Levi’s Stadium, recinto que albergó la pasada Super Bowl.

En la madrugada pasada, el Levi’s Stadium de San Francisco albergó la quincuagésima edición de la Super Bowl de la NFL (National Football League), la final de la liga de fútbol americano que vio coronarse a los Denver Broncos como los nuevos campeones. Una cita que se ha convertido a lo largo de su historia, no sólo en el evento deportivo de mayor alcance para la sociedad estadounidense, sino también en todo un espectáculo visual gracias a la constante evolución de la tecnología que rodea una de las retransmisiones que mayor número de espectadores congrega cada.

La diferencia de medios desde aquella primera edición de 1967 a la de horas atrás ha sido gigantesca, se ha pasado de no poder emitir de manera íntegra el partido, a contar con 70 cámaras repartidas por el estadio, 30 más que en la edición de 2015. Cámaras que además han permitido ofrecer la tecnología ‘Eye Vision 360’ que da la posibilidad detener la imagen de una repetición y rotarla 360º para observar la acción desde cualquier punto de vista.

El propio cuerpo técnico de los equipos de la liga se han visto beneficiados de la integración de dispositivos electrónicos tipo tablet gracias a un acuerdo firmado entre NFL y Microsoft en 2013, por el que jugadores y entrenadores tienen acceso a dispositivos Surface personalizadas con una aplicación que permite ver rápidamente las jugadas recién disputadas –aunque en ocasiones sufran sonoros fallos técnicos como el ocurrido en el partido de semifinales entre los Denver Broncos, vencedores ayer de la liga, los New England’s Patriots.

La idea principal del contrato firmado (durante cinco temporadas) es la de reemplazar el tradicional uso del papel impreso con imágenes en blanco y negro que los entrenadores utilizaban para analizar las posesiones anteriores del partido, ahora los directores técnicos pueden dibujar con el lápiz óptico de Microsoft las anotaciones que crean oportunas, además de que el sistema impermeable provisto hace que sea más cómodo el trabajo durante un día de lluvia.

Pero no solo el espectador se ha beneficiado de esta evolución, el cuadro arbitral ha podido aprovechar todas las ventajas que la tecnología ha puesto a su disposición gracias a la repetición instantánea que a través de múltiples cámaras permite a los colegiados revisar las jugadas más polémicas desde todos los ángulos antes de tomar una decisión.

Otra de las grandes evoluciones que hizo su primera aparición en una Super Bowl fue la sobreimpresión en pantalla de las líneas de referencia. La indicación de qué yarda exactamente ha de superar el equipo atacante para reiniciar su turno fue presentada en 1997 por la empresa Sportvision; una mejora que basa su funcionamiento en un láser situado en el centro del campo para obtener de manera digital una copia exacta del tapete, de esta manera se recoge tanto la elevación como la perspectiva necesaria para situar posteriormente la citada línea de referencia.

Una Super Bowl cada vez más social

La celebración de la Super Bowl también es un escaparate para las marcas anunciantes que en los últimos años hemos podido ver cómo integraban funciones sociales en sus comerciales. Gracias a esto, los casi 4,5 millones de dólares que tiene de coste cada 30 segundos de anuncio durante el evento, además de publicitar la marca, se refuerza su imagen social.

Para finalizar, aunque esta tecnología no haya hecho su debut en una Super Bowl, sí que ha celebrado su puesta de largo, la aplicación para dispositivos móviles propia del estadio californiano que entre otras características ofrece la compra de aperitivos a los usuarios desde su propio asiento.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios