BAQUIA

Cuando borrar las fotos del móvil no es suficiente

El mercado de móviles de segunda mano puede ser peligroso.

El altercado legal que mantienen desde las pasadas semanas Apple y FBI ha elevado la consternación de los usuarios de teléfonos móviles sobre la seguridad de sus dispositivos aunque los poseedores de los últimos modelos pueden estar tranquilos.

Sin embargo, de acuerdo al estudio publicado hace unas jornadas por la compañía de software de seguridad Avast, el mercado de móviles de segunda mano puede contener un alto riesgo tanto para los primeros usuarios de los dispositivos como para los futuros compradores.

Tras analizar una veintena de teléfonos adquiridos de forma aleatoria en tiendas de empeño encontraron más de 2.000 fotos, correos electrónicos y mensajes de texto de sus anteriores dueños.

Esto es debido a varios motivos como el posible descuido de sus vendedores de no realizar reinicios de fábrica en los dispositivos, la falta de seguridad en las citadas tiendas de empeño que no comprobaron si los teléfonos contenían información antes de volver a ponerlos a la venta o la existencia de un bug que afecta a ciertos dispositivos antiguos con sistema operativo Android y que permite la fácil recuperación de sus archivos a pesar de haber sido reiniciado a su estado de fábrica.

Infografía del estudio de Avast sobre móviles de segunda mano.

Infografía del estudio de Avast sobre móviles de segunda mano

Cierta parte de la información obtenida es de una alta sensibilidad que en caso de caer en manos malintencionadas podría ser susceptible de chantajes o apropiaciones de identidad. A día de hoy, los usuarios de los modelos más recientes de iPhone cuentan con la seguridad de que en caso de perder su teléfono, una simple llamada al servicio de atención al cliente lo bloqueará y protegerá su información.

A pesar de estos alarmantes datos, desde Avast se muestran esperanzados en la evolución que está suponiendo la seguridad en los teléfonos móviles ya que en un estudio similar realizado el pasado año la cifra de datos obtenida fue 20 veces superior a la citada con anterioridad.

Lo que queda claro es que los clientes que deseen tanto comprar como vender móviles de segunda mano han de ser muy cautelosos con la información almacenada en sus dispositivos.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios