BAQUIA

Redes ADSL y Wifi en los bares

p.jpg

 

Este artículo habla de Business, no de tecnología.  O de cómo la tecnología aporta valor al negocio. A un negocio tan poco tecnológico como los bares ¿no? ¿O tal vez sí son inteligentemente tecnológicos?.  A día de hoy la caja registradora sólo vive conectada a una línea ADSL, en un modelo de soporte 
remoto o virtualización bastante innovador –sencillamente sensato, el dueño del bar se juega su dinero- , los hay con kioscos de autoservicio como McDonald’s, y otros donde los camareros toman la nota desde su Smartphone. Y yo cada vez que voy con mi familia queremos conectar 4 dispositivos por mesa.

Lo fundamental: la wifi a disposición de los clientes. Y aquí me darán la razón en que se da un hecho sorprendente: cuanto mayor es la red de franquicias en la que está integrado el local, peor es el servicio wifi. Una vez más el curioso fenómeno por el cual los principios que uno maneja en su vida privada o en su pequeño negocio desaparecen en la gran empresa, como si el paso por la puerta de la oficina invitara a una lobotomización. De las redes públicas abiertas, ni hablamos: si son abiertas, son usadas por todo el vecindario, y el pobre transeúnte no tiene la menor oportunidad ni de conectarse. Si están en lugares transitadísimos, olvídese también. Yo me pregunto ¿para qué se ponen? Son como los cientos de fuentes de Madrid sin agua ni caño.

Yo, y mucha clientela, ya hay locales que no frecuentamos por evitar el mal rato de intentar infructuosamente conectarse a la wifi del local, que, o no funciona casi nunca, o no valida, o está colapsada. Y vaya Vd. a reclamar que nadie sabe nada. Es como si no fuera un servicio del local, como si no fuera con ellos.

Y sin embargo, uno se encuentra pequeños locales donde la wifi siempre funciona, y funciona bien. Ahí al frente hay un encargado o un dueño que se está jugando su dinero, y sabe que esto es importante. Cada cliente cuenta.

La diferencia entre ambos escenarios está en qué ha comprado el local: una comunicación de calidad que aporte clientes habituales, o unas comunicaciones “al peso” sin control de calidad, ni monitorización, ni nada de nada. Yo recomendaría a estos últimos que eliminen este servicio: al menos, es mejor no cabrear al personal.

Y esto no es raro: cuando vamos a empresas en otros sectores y vemos que se están comprando servicios de Telecomunicaciones por parte de departamentos que valoran el precio y nada más, lo que nos encontramos a continuación es que las comunicaciones no funcionan con mínimos de calidad. Y entonces ¿de quién es la culpa? Está claro: del Departamento TIC. ¿Y qué van a hacer si ellos sí saben lo que les han comprado, ellos sí saben lo que dice el proveedor que ha vendido, y ambos saben lo que hay que hacer, instalar y pagar para que las cosas vayan bien?. Y no es siempre más caro hacer las cosas bien. Habitualmente es más barato.

Es más barato si uno no se hace trampas al solitario: calcule el TCO (coste total de propiedad), o sea, súmelo todo, sume todos los costes ocultos, las ineficiencias, los clientes perdidos, las horas de trabajo perdidas. Haga las cosas bien. Se irá más contento a casa, trabajará mejor y su empresa ganará más dinero.

Y externalice. Busque proveedores que le ofrezcan todo el servicio y le garanticen la calidad del mismo. Hace poco comentaba con un compañero de un gran Universidad española que lo malo es que no hay proveedores “responsables”, que asuman la calidad de lo que ofertan. No es cierto, existen, hay que buscarlos. Y precisamente ésa es la principal tarea del CIO, la principal: Identificación y gestión de proveedores. Y los proveedores que a día de hoy no aseguren resultados, lo harán, porque si no otros lo harán en su lugar.

Obviamente escribo este artículo desde un bar, esos centros de convivencia, trabajo, amor, gastronomía que pueblan nuestras calles y en los que uno ve los principios de la calidad y la innovación que uno ya quisiera ver en otros sectores más “profesionales”: orientación al cliente, cuidado del entorno, producto atractivo, valores añadidos (wifi), Innovación en diseño y todo ello “de verdad”. Levanto mi copa por ellos. 

Compartir en :


Recomendamos



Comentarios