BAQUIA

5 predicciones de ciberseguridad para 2016

Ransomware, smartphones y sistemas de pago en el ojo del huracán; los videojuegos y las amenazas clásicas serán otros de los vectores clave en ciberseguridad para 2016

ciberseguridad

“El próximo año vendrá cargado de nuevas infecciones y amenazas para particulares y empresas”, es el halagüeño mensaje de Año Nuevo que nos llega por parte de ESET, empresa veterana en la detección de malware. Por ello, es importante estar bien protegido y preparado para afrontarlas de la mejor manera posible.

En base a las experiencias acumuladas el pasado año y en sus propias investigaciones, ESET estima que los vectores de ataque más utilizados durante 2016 continuarán con la tendencia iniciada en 2015, con el ransomware a la cabeza y los móviles como un objetivo cada vez más interesante para los atacantes.

El ransomware seguirá dando guerra

El año 2015 ha supuesto la expansión definitiva de las extorsiones provocadas por ransomware, afectando tanto a usuarios particulares como a empresas. Los casos detectados en todo el mundo se han contado por millares y se calcula que los delincuentes han conseguido ingresos por valor de varios cientos de millones de dólares. Todo apunta a que en 2016 se seguirán viendo casos de ransomware, debido a que muchos grupos de ciberdelincuentes han adoptado esta amenaza como modelo de negocio, tal y como pasó anteriormente con el virus de la policía.

Tener una buena solución de seguridad instalada es clave, pero los ciberdelincuentes actúan rápido y se reinventan, por ello, no hay que olvidar que la mejor protección es aplicar medidas preventivas para evitar que nuestro sistema se vea afectado. Un buen ejemplo, según la compañía de seguridad, es hacer copias de seguridad con asiduidad.

Malware en dispositivos móviles

Precisamente, el ransomware ha sido una de las amenazas que ha dado el salto a los dispositivos móviles en los últimos meses. Sin embargo, no ha sido la única y todo indica que en los smartphones (especialmente aquellos con sistema operativo Android) se librará una fuerte batalla entre creadores de malware y usuarios durante 2016.

El hecho de que muchos usuarios no apliquen medidas de seguridad básicas, la aún escasa vigilancia que se realiza sobre aplicaciones en mercados oficiales (y, más todavía, en los alternativos) y el uso de enlaces maliciosos en sistemas de mensajería, hace que los smartphones sean un caldo de cultivo ideal para los ciberdelincuentes y sus creaciones.

Incluso es probable que el malware dirigido a usuarios de smartphones con sistemas operativos iOS siga aumentando, tal y como se ha visto durante los últimos meses.

Ataques a sistemas de pago

Durante los últimos meses, los ciberdelincuentes han obtenido datos de millones de usuarios que pagaron sus compras con tarjetas de crédito en diversos comercios o cadenas hoteleras. Esto fue posible porque infectaron los terminales de pago y así pudieron acceder a los datos de las tarjetas usadas.

Con la proliferación de la tecnología contactless y los sistemas de pago desde el móvil, según la empresa de seguridad, es más que probable que los delincuentes amplíen sus objetivos y se aprecie una mayor proliferación de amenazas que buscan afectar a estos sistemas durante 2016.

Jugadores y videojuegos en el punto de mira

Lo que comenzó siendo algo anecdótico se ha transformado en un lucrativo negocio para los delincuentes. Sabedores de los miles de millones que mueve la industria del videojuego, engañan a los usuarios para robarles sus preciados bienes virtuales. La tendencia en este 2016 será ver cada vez más amenazas destinadas a los jugones.

El regreso de las amenazas clásicas y la falta de concienciación

Sin embargo, si hay algo que nos ha sorprendido durante 2015, y lo seguirá haciendo durante 2016, es que se sigan propagando amenazas que se consideraban superadas desde hace años. El caso del uso del correo electrónico como uno de los principales vectores de ataque sigue siendo muy destacable. En una época en que los kits de exploits permiten infectar a los usuarios con tan solo visitar una página web, resulta especialmente sorprendente que muchos usuarios sigan abriendo archivos maliciosos adjuntos en un email.

De la misma forma, desde el laboratorio de ESET se ha comprobado cómo viejas amenazas –como incluir código malicioso en ficheros de Word o Excel, tan populares a finales de los 90– siguen resultando igual de efectivas en la actualidad. Esto denota una falta grave de concienciación por parte de los usuarios que los delincuentes aprovechan para conseguir más víctimas.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios