BAQUIA

Google Chrome permite piratear Netflix

La principal lucha de las majors norteamericanas contra la piratería ha sido siempre en torno a los formatos físicos, DVD o bluray principalmente. Pero este fenómeno que ha estado siempre acompañando a los productos audiovisuales terminan por encontrar un nuevo hueco por el que aumentar su daño, y en esta ocasión se ha fijado en el producto digital que se encuentra en un gran momento.

Google Chrome abre la puerta al pirateo de películas

Piratear un producto digital no es distinto al de uno físico. Los piratas se encargan de burlar las protecciones de los discos DVD con algún tipo de software y en el terreno digital ocurre exactamente igual, pero añadiendo que cualquier programa habilitado para reproducir este tipo de contenido puede tener un bug que facilite el trabajo.

Es lo que ocurre precisamente con el navegador Google Chrome. Se ha descubierto un agujero de seguridad, del que se ha hecho eco Wired, que permite piratear el contenido de películas y series procedentes de servicios tan conocidos como Netflix o Amazon Prime sin demasiado esfuerzo.

Esta vulnerabilidad de aprovecha de la tecnología Widevine EME/CDM que utiliza Chrome para transmitir vídeo cifrado desde los proveedores de contenido. Los responsables del descubrimiento son los investigadores David Livshits, del Centro de Investigación de Seguridad Cibernética de la Universidad de Ben Gurion y Alexandra Mikityuk, de los Laboratorios de Innovación de Telekom. Ambos descubrieron la forma de apropiarse de la transmisión de vídeo en el módulo de descifrado del navegador de Google.

Los investigadores han creado un vídeo como prueba de concepto y así mostrar la facilidad con la que se puede descargar ilegalmente la transmisión de un vídeo con este método.

Tanto Livshits como Mikityuk avisaron del error a Google el pasado 24 de mayo. Un mes después, Google todavía no ha parcheado el error, por lo que han dado un plazo de 90 días a la compañía para solucionarlo antes de hacerlo público. Es el mismo tiempo que Google da a los proveedores para solucionar los errores que encuentran en el software.

La tecnología Widevine es utilizada actualmente por dos mil millones de dispositivos en todo el mundo. Es la que utilizan los navegadores Chrome, Firefox y Opera. Internet Explorer, su evolución Edge y Safari, sin embargo, utilizan otros métodos de DRM que no están expuestos a este bug.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios